Argentina tuvo revancha
Los jugadores se abrazan luego del gol de Simeone que significó la apertura del marcador. Foto: Infobae

Argentina buscaba ante Paraguay vengarse de lo que fue caída 1-0 en fase de grupos, única derrota albiceleste en este Sudamericano Sub 20. La mesa estaba servida y el conjunto de Humberto Grondona se tomó revancha.

El elenco guaraní, criticado durante este campeonato juvenil por sus excesivos recaudos defensivos, sorprendió con un arranque ofensivo comandado por su capitán Santacruz. Probablemente este comienzo de ida y vuelta se debió a la imperiosa necesidad paraguaya de ganar para seguir con aspiraciones de clasificar al Mundial de Nueva Zelanda a disputarse en mayo.

Benítez por la derecha en el equipo albirrojo y Correa por izquierda en Argentina, eran las principales armas en ofensiva. No obstante, a ambos equipos les costaba lastimar y recién a los nueve minutos y con un cabezazo de Cardozo llegaba la primera aproximacion a campo contrario. De esa manera, el conjunto de Grondona avisaba.

Pero Paraguay respondió dos minutos después con un remate de González que, si bien se perdió muy por encima del travesaño, se presentaba como una opción de cuidado para la defensa rival.

La más clara hasta el momento llegaría a los 13' cuando Argentina comenzara a explotar por derecha la velocidad de Rolón y el permanente desequilibrio de Espinoza. Este último burló la marca y mandó un centro que con destino de arco fue salvado de manera estupenda por el arquero Echague.

El juego era de ida y vuelta y ambas selecciones se lastimaban en cada ofensiva. El partido estaba para cualquiera, pero el peso de las individualidades inclinó la balanza. A los 18 minutos y en una memorable jugada individual, Correa apiló rivales y remató cruzado exigiendo al uno contrario quien dio rebote para que Simeone abra el marcador en el Centenario y comience a sentenciar la historia.

Desde el gol, Paraguay buscó la igualdad de inmediato sabiendo que solo servían los tees puntos, pero poco pudo lastimar en ataque. Los minutos corrían y poco pasaba dentro del campo de juego. Hasta los 34, cuando tras un centro González ingresó solo por el segundo palo y empujó la pelota a la red. Era el empate, de no haber sido por el asistente quien sancionó correctamente fuera de lugar del volante.

A pesar de ello el elenco guaraní insistió y nuevamente a los 37' tuvo el gol en los pies de Bogado de no haber sido por una gran defensa de Vega desde el piso tras su disparo cruzado. El partido tenía a una albirroja protagonista hasta los 43 minutos cuando Tomás Martínez se escurrió en el área y fue derribado por un defensor rival.

El encargado de ejecutar el tiro desde los doce pasos fue Simeone, quien perdió en el mano a mano con Echague y dilapidó la oportunidad. Así Argentina se iba al descanso en ventaja pero apenas por la mínima.

En la segunda mitad, Argentina pegó rápido y noqueó a su rival. Rolon, a escasos cuatro minutos de la parte final, clavó un potente disparo que dejó sin chances al arquero paraguayo. Era el 2 a 0 y el inminente boleto a Nueva Zelanda.

Desde ahí, todo fue para el seleccionado albiceleste, que en los pies de Martínez y Simeone contó con reiteradas chances de liquidar el partido por la vía del contraataque.

Ya con el pasar del tiempo, Grondona optó por preservar a sus figuras de cara al duelo decisivo con Uruguay entendiendo ya que el juego estaba sentenciado. El entrenador guaraní también movía el banco, pero buscando variantes ante la pasividad de sus jugadores.

A los 18' Driussi tuvo el tercero pero otra vez Echague, el mejor de Paraguay, ahogaba el grito. Dos minutos después, quien se lucía era Batalla, desviando un remate dificilísimo de Díaz que podía significar el descuento.

Así Argentina dejó pasar los minutos recibiendo el constante asedió de un contrincante sin las armas suficientes para dar batalla. Y de contra, decreto la goleada. A los 31' llegó un pase largo para Simeone, quien controló de pecho y definió al primer palo con suma potencia. Era el 3 a 0 y a pensar en la última jornada ante los charrúas.

No hubo tiempo para más, solo para una infantil expulsión de Rolón a los 87 minutos que dejó al autor del segundo gol nacional fuera del trascendental choque ante la Celeste. Con esta victoria, el conjunto de Humberto Grondona llegó a las diez unidades y definirá el título el próximo sábado ante el local. Otra muestra de el poder ofensivo de una selección albiceleste que gusta, gana y golea

VAVEL Logo