El entrenador indiscutido
Apuzzo festeja el ascenso a Primera División luego de tres años.

Es hincha de Huracán y ama al Globo. Encargado, por diferentes circunstancias, de ser el salvavidas constante del club, no se considera como tal: "A la institución todo sin pedirle nada a cambio". Néstor Apuzzo, de quien se hace mención, es el responsable máximo de la "resurrección" del conjunto de Parque Patricios.

Nacido el 26 de marzo de 1963, este hombre, al que la Guerra de Malvinas y una hepatitis le cortaron la carrera de futbolista, fue uno de los cerebros que promovieron jugadores como Daniel Osvaldo, Paolo Goltz, Mauro Milano, Leandro Grimi y la reciente figura de River: Gonzalo Martínez. Entre otros, claro. Centrado, frontal, serio y trabajador, son algunas de las características que mencionan sus personas más cercanas.

Llegó al Globo allá por 1998 y hasta 2007 se encargó de lleno de las inferiores del club. Forjó y crió cracks que luego se encargarían de defender la camiseta. Le tocó vivir varios vaivenes, entre los que se incluyen un interinato en 2005. Allí dirigió cuatro partidos obteniendo tres victorias. Luego, ante la llegada de Carlos Babington como presidente de la institución, le tocó irse debido a que Carlos Amodeo lo reemplazó. Lo llamaron desde la filial de Barcelona y no lo dudó: se quedó hasta 2011. Ese año la flamante Comisión Directiva de Huracán le abrió las puertas del club para que retornara. Y lo hizo.

"Trabajar bien en inferiores es fundamental para tener un futuro exitoso". Si hay momentos en los que Apuzzo no escatima es cuando declara. Claro y conciso, siempre se encarga de ser lógico en sus palabras. Y más cuando se trata de algo que conoce como la palma de su mano.

Hasta 2014, dirigió al equipo principal en forma interina en los años 2005, 2011, 2012, 2013 y 2014. Contabilizó un total de 17 partidos: ganó siete, empató cinco y perdió cinco. Pero la gloria y el sacrificio tendría sus frutos en ese último año. En noviembre de 2014 ni el más optimista aseguraba que el Globo ascendería. Ni siquiera él, claro.

Pero sí sabía lo que no tenía que hacer: resignarse. Y bajo esa premisa el nuevo entrenador le puso el pecho a la situación. Agarró a un equipo diezmado en lo anímico, lejos de posiciones del ascenso y a tan solo seis fechas de finalizar el torneo. Hasta la gente le había bajado el pulgar a este equipo. Huracán debía ganar prácticamente todos los partidos y aún así depender de otros resultados. Y casi lo logró: ganó cinco de esos seis. Compartió el quinto lugar con Atlético Tucumán. Rival con el que luego se mediría.

Paralelo a ésto, el equipo continuaba su rumbo en la Copa Argentina. Asegurado un lugar en semifinales, Atlético Rafaela fue la primer víctima: contundente 2-0 y el pasaje a la final. San Juan fue el escenario, Rosario Central el posible villano. La figura de Marcos Díaz se hizo inmensa y los dirigidos por el "Gordo" vencieron a los rosarinos por penales, consiguiendo así un título oficial luego de 41 largos años. Y Apuzzo fue uno de los máximos responsables de esa conquista.

Sin embargo, el principal objetivo era otro: ascender. La Copa Argetina ya había quedado muy atrás. Néstor lo tenía claro y los jugadores también. Consiguió llegar a un partido desempate por el quinto ascenso a Primera División. Mendoza, tierra divina para el Globo por el último ascenso en 2007, era el escenario ideal. Y lo fue porque el equipo logró un contundente 4-1 ante Atlético Tucumán. Apuzzo lo hacía una vez más. Pero esta vez volvió y lo hizo campeón. Una palabra no muy común para todos.

Sin embargo eso no era todo. Aún había más alegrías para el coordinador de las inferiores. El 22 de diciembre de 2014, el presidente de Huracán, Alejandro Nadur, oficializó a Néstor Apuzzo como nuevo entrenador del club. De esta forma, y tras lograr el ascenso y la Copa Argentina, la dirigencia del Globo le renovó la confianza a él y sus ayudantes.

Ahora se vienen nuevos desafíos para el piloto de tormentas. Torneo largo, Copa Libertadores, hipotética Copa Sudamericana, más la defensa del campeonato obtenido. Pero esta vez como entrenador indiscutido.

MEDIA: 5VOTES: 1
VAVEL Logo