La ineficacia del campeón de América
La desazón del segundo gol. San Lorenzo marcó muy mal en el complemento. Foto: Olé.

Se lo vio molesto, ofuscado y sin creer lo que estaba viendo. Edgardo Bauza pasó por todos los estados de ánimo que puede ofrecer un partido. Es que el entrenador vio como las fallas ante el arco rival y se desesperaba. Vio los palos temblar por los remates de sus jugadores y se tomaba la cabeza. Vio a su equipo lograr un costoso empate y dejarlo ir al poco tiempo. 

San Lorenzo demostró ser muy superior a su rival, pero cuando uno perdona se la mandan a guardar en cualquier momento. Esto le sucedió ayer al conjunto azulgrana y le permitió a los sanjuaninos llevarse tres puntos de oro del Nuevo Gasómetro.

Descompensación defensiva

El Ciclón atacó mucho, pero no supo compensarlo en el fondo. Julio Buffarini fue el más sacrificado de una defensa que, por momentos, quedó expuesta. San Lorenzo sufrió a causa de un retroceso lento y un veloz contragolpe de los sanjuaninos. De mitad de cancha para adelante, el conjunto del Patón Bauza tuvo un buen partido, pese a la falta de gol. Sin embargo, la última línea, descompensada, con errores y pérdidas de marca, ha sido un factor clave para el resultado final.

Luis Ardente

Sin lugar a dudas, el arquero del conjunto dirigido por Carlos Mayor fue la figura del encuentro. San Lorenzo, también, lo convirtió en figura. El Ciclón atacó mucho y las intervenciones del arquero fueron claves para mantener la diferencia. Aunque, a veces, los jugadores azulgranas no eligieron la mejor opción, el ex Tigre se lució en el Nuevo Gasómetro.

Los palos y las fallas ante el arco rival

Mauro Cetto y Mauro Matos, entre otros, vieron sus remates pegar en los postes del arco defendido por Ardente. Más allá de las estupendas apariciones del guardameta, San Martín tuvo entre sus mejores aliados a los tres palos de los arcos del Nuevo Gasómetro. A la fortuna sanjuanina hay que agregar las fallas que tuvo el Ciclón cuando se encontraba frente a los tres palos rival. Por momentos, no se eligió la mejor opción; por otros, se remató desviado. Un punto importante a mejorar de cara a la cantidad de competencias que debe enfrentar esta temporada.

Sintió la ausencia de Ortigoza

El ex Argentinos no estuvo presente ante los sanjuaninos y San Lorenzo lo sintió. Néstor Ortigoza no solo es un hombre creativo, sino que aporta equilibrio junto al Pichi Mercier. Su ausencia fue clave en dos puntos: ante la descompensación defensiva y ante la falta de tranquilidad para atacar.

Buffarini, la figura que vuelve a ser

El ex Ferro, de a poco, va encontrando su mejor andar. Aquel que cautivó a los hinchas azulgranas y llamó la atención de varios equipos europeos. Por sobre todas las cosas, Buffarini se destacó, siempre, por su gran sacrificio, tanto para defender como para atacar. Ante San Martín, contó con un socio de lujo: Franco Mussis. El defensor y el volante generaron juego por la banda derecha y se sacrificaron para volver.  Con la salida del ex Gimnasia, San Lorenzo, enfocado en conseguir el empate, perdió equilibrio y le generó un problema extra a la línea defensiva.

VAVEL Logo