Dos puntos que se fueron
Cavenaghi en acción. (Foto: River Plate Sitio Oficial)

Tres días tardó el Monumental para volver a recibir un partido en el verde césped, que tan mal se encontró durante el último partido frente a Tigres. Hoy, con un intento de mejora, no se vio de la mejor manera aún. Un partido que en los papeles, era accesible, terminó con un mal sabor para todos los hinchas de River.

Gallardo presentó en el 11 titular, una mezcla entre la experiencia, juveniles y habituales suplentes. Esa combinación en los primeros minutos del partido fue explosiva, ya que River salió a llevarse por delante a Unión con una gran presión en 3/4 de cancha en adelante, y retrasando a los jugadores dirigidos por Madelón a su propio campo.

Durante la primera etapa, el negocio de River estuvo por el sector derecho, en donde tuvo como actores principales a Ponzio, Mayada y a Gio Simeone, quien entró con gran voluntad durante los primeros minutos y luego se desinfló con el correr de los minutos. Así y todo, desde este sector fue de donde nació la jugada del primer gol, que convirtió Cavenaghi a los 4 minutos de juego. Todo parecía que sería una tarde brillante del equipo y que terminaría en goleada.

Al contrario de esa ilusión, River bajó su rendimiento y entró en varias imprecisiones que no le dieron esa explosión en el toque corto que al equipo lo caracteriza, para luego llegar con claridad al área rival. Sin embargo, el equipo intentó siempre, sobre todo por el sector derecho, como lo mencionamos anteriormente. Desde allí, el Millo tuvo la oportunidad de manejar la pelota y con las diagonales de Mayada y las subidas de Solari, tuvo la carta ganadora, que solo supo aprovechar Driussi, quien marcó el segundo tanto para los de Gallardo en el final del primer tiempo.

Si bien River tuvo muchas chances, Martín Castro, arquero de Unión, impidió en varias ocasiones que el marcador aumente, algo que le dio un respiro importante al Tatengue. Además de esto, la imprecisión en la definición de River, fue un plus que le fue dando vida a las posibilidades del equipo santafesino de llevarse algo del Monumental.

El segundo tiempo fue la antítesis de lo ocurrido en la primera etapa. A los primeros minutos Unión descontó, tras un mal retroceso de los jugadores de River. Esto descontroló el juego del equipo, ya que por el afán de aumentar el marcador lo más rápido posible para tranquilizarse, entró en la desesperación y esto generó muchas imprecisiones en los jugadores.

Estas imprecisiones, y el mismo cansancio en algunos jugadores de River, le dieron la chance a Unión de hacerse con la pelota y de retrasar a los de Gallardo. Cavenaghi, que en el primer tiempo bajó y manejó mucho la pelota, ya en el segundo tiempo no tuvo esa dinámica, al igual que Ponzio de gran partido, que sintió el cansancio y tuvo que salir por Tomás Mártinez. Este cambio se sintió bastante.

Más allá de esto, el gol del empate fue un propio error del arquero millonario, que calculó mal el pique de la pelota tras un tiro libre de Malcorra. Luego de la paridad, River no supo como entrar al arco de Castro, ya que hubo muchas imprecisiones y pelotas poco punsantes entre líneas. Mayada, fue uno de los que tomó la lanza del equipo y con su potencia llevó a River a que tenga alguna que otra chance de conseguir el gol de la victoria pero no tuvo éxito, ya que no encontró un socio que lo acompañe en su búsqueda del gol.

Otro partido más que River no puede definir antes de tiempo, y tiene que doblegar esfuerzos, más de la cuenta. Esfuerzos que se podrían evitar, si se estuviese un poco más fino dentro del área. Más allá de esto, esta prueba que Gallardo hizo con algunos jugadores sirvió para saber quienes deben pulir más que otros.

Como siempre se remarca, si este equipo puede mantener la verticalidad que de a ratos muestra, y mejora la definición estaremos ante un equipo muy dificil de ganarle. Esperemos que esto se pueda pulir, y sobre todo por la exigencia del calendario que no da respiro. Los tiempos son cortos, y un club como River siempre exige. Estos jugadores están a la áltura de la camiseta que visten, y pueden lograr lo que todo River quiere, y sobre todo Marcelo Gallardo.

Los goles del partido:

VAVEL Logo