No pudo evitar la fiesta
Gran actuación de Tévez, en la victoria frente a Quilmes. (Foto: Olé)

La vuelta de Carlos Tévez a la Primera División de Argentina fue una fiesta para todo el barrio de La Boca. Lamentablemente Quilmes fue el invitado, que pese tener poco juego, causó más problema de lo esperado.

El encuentro comenzó con un gran dominio por parte del conjunto Xeneize,  con el manejo de la pelota de Pablo Pérez y Fernando Gago que se adueñaron del medio campo. La línea de volantes de Quilmes no pudo evitar la buena conexión de Tévez con sus compañeros, que siempre lo buscaron en cada momento del partido.

El marcador se abrió con un buen pase en profundidad de Gago hacía Pérez, y esté habilitando a Palacios, quien definió al cuerpo de Walter Benítez en su primer intento, y en el rebote hizo delirar a toda La Bombonera.  Boca crecía y la figura de Tévez también, que con toda su clase hacía bailar a toda la defensa Cervecera.

Sin embargo, Quilmes intentaba una y otra vez mediante una serie de pelotas paradas que jugaron a su favor. En la última jugada del primer tiempo, el Cata Díaz evitó el empate de Uglessich con un despeje de chilena.

En el segundo tiempo, el Xeneize salió con muchas más ganas que en los 45 minutos iniciales. Con muchas claras situaciones, como un remate del Apache al travesaño, logró estirar la ventaja con una exquisita definición de rabona de Jonathan Calleri.

Pese al canto de todo el estadio, el Cervecero pudo conseguir el descuento tras una pelota parada. Monzón perdió la marca de Canelo, y este sólo tuvo que empujar el balón en el segundo palo de Orión, para paralizar la tonada de los hinchas Xeneizes que saboreaban una goleada.

Los últimos momentos del partido mostraban un Quilmes que apostaba a alguna contra letal o una nueva pelota parada, y un Boca desesperado por ver a Carlitos festejar un gol, quien se le fue esquivo durante toda la tarde.

Esta nueva derrota pone en la cuerda floja la continuidad de Falcioni en su cargo como entrenador. Además el Cervecero suma 16 puntos y se quedó en la parte baja de la tabla. Por el otro lado, Boca recuperó la cima perdida en manos de San Lorenzo y los mira a todos desde arriba con sus 37 tantos.

VAVEL Logo