Quedaron a mano
(fuente @beeluu93)

En un partido muy trabado, donde hubo mucha pierna fuerte, y pocas jugadas. Así pasó Tigre-Newell´s. los rosarinos venían en levantada tras vencer a Racing por 3-0, mientras que el Matador de empatar con Vélez por 2-2.

Con la incorporación de Sebastian D´Angelo en el arco, ya que Javier García se encuentra lesionado, en Victoria se ponía en marcha el reloj y ya se disputaba la fecha 17 del torneo Julio H. Grondona.

En sus inicios, el partido prometía, pero se quedo solo en la promesa. Ante de los primeros 5 minutos, Tigre llegaría al arco que defensa Oscar Ustari, tras una gran corrida de la Pantera Rincón, que le ganó en velocidad a toda la defensa Leprosa, pero Facundo Sánchez no pudo terminar la jugada y el arquero rosarino se quedó con la pelota.

Tigre tuvo la iniciativa en los primeros minutos y no dejo desplegar el juego de los Rosarinos. Pero con el correr del reloj ambos equipos se estancarían en el medio campo. Con un Joaquín Arzura bien parado, se convirtió en el patrón del medio. Recuperando y distribuyendo.

Otro de los puntos altos fue Sebastián Rincón. El colombiano supo aprovechar en varias ocasiones su velocidad pero le faltó la puntada final, la resolución de las jugadas.

Mientras que para los rosarino, Nacho Scocco fue el que tuvo la situación mas clara (D´Angelo se lució en la tapada), durante los 90 minutos se “fajó” con los centrales de Gustavo Alfaro.

El dato llamativo fue el debut de Horacio Orzán, que se sumó en esta semana y le relegó el lugar nada menos que a Lucas Wilchez, que ingresó en el segundo tiempo para generar juego.

Con pequeños destellos de uno y otro equipo, de algunos jugadores que intentaron darle un poco de fútbol a sus equipos. Pero el marcador quedó en cero para ambos. Ambos tuvieron situaciones de gol, pero si no fueron desperdiciadas por las malas decisiones de los protagonistas, se toparon con dos arqueros con ganas de lucirse y defender a como de lugar el invicto de su arco.

Sin embargo, ambos se quedaron en las intenciones y en la promesa de buen juego. Ya que solo abundaron las faltas, la pierna fuerte. El buen fútbol no pasó por Victoria. La Lepra se llevó un punto a Rosario y Tigre continúa con el invicto en su casa, pero con una seguidilla que enciende la alarma: suma tres empates consecutivos, se alejó de la punta (tiene 28 puntos, a 9 del líder Boca) y no pudo ganar en lo que va del semestre. A mejorar.

VAVEL Logo