Lo bueno se hace esperar, nomás

Después de tantos días de ansiedad, de tanta espera porque no se sabía si podría jugar o no, Viudez debutó en el Millonario. ¡Y qué debut! Entró en el momento más difícil del partido, pero entró tranquilo y le propinó juego a River.

En tan sólo un pequeño tramo del segundo tiempo, fue dinámico y veloz. Haciéndose el creador de juego. Inventó dos jugadas de gol bárbaras. Primero, lo dejó solo a Cavenaghi una asistencia casi milimétrica.

Finalmente, a los 33', se le dio: tras una corrida que arrancó en la mitad de la cancha, lo puso a Alario de cara al arco con un magnífico pase de tres dedos. Así llegó el gol de la clasificación de River, en un momento complicadísimo.

La salida de Teo Gutiérrez permitió que liberase el cupo de extranjeros, y esta misma mañana había llegado el trasnfer para que Tabaré pudiera estar en el banco. Marcelo Gallardo, compañero y DT suyo en Nacional de Montevideo, por algo insistió tanto para que llegara a Núñez.

No le pesó la camiseta: ingresó por Pity Martínez, y rápidamente se ubicó en el sector izquierdo de la cancha. Gallardo dijo al final del partido que "acá no lo conocían, pero que él sabía la clase de jugador que es". Y en el Defensores del Chaco se escuchó un "¡Uruguayo, uruguayo!". 19 años después, River se mete a la final de la Copa Libertadores de la mano de un delantero, que también es de Uruguay...

VAVEL Logo