Historial de la obsesión
Enzo en escena, en la final del ´96 (Foto: ESPN).

El Millonario está en la puerta del edén futbolístico nuevamente. Subió los escalones de la interminable escalera que representó un flojo rendimiento en la primera fase y que luego resurgió como el ave fénix, cargado de conceptos de una mente brillante que gracias al desempeño de sus jugadores, hoy sonríe.

Tigres, ese rival que hizo sufrir a La Banda y que tuvo la oportunidad de dejar afuera al elenco Riverplatense, hoy se lamenta por no haber aprovechado la chance dorada y deberá focalizarse en obtener un buen resultado en su casa.

River, por su parte, llegó en cinco oportunidades a la final de la Copa Libertadores de América. La primera de ellas se dio en el año 1966, donde River debió enfrentar a Peñarol de Uruguay. Luego de que cada equipo hiciera los deberes cuando hizo las veces de local, se jugó un partido desempate en Chile donde el Millo perdió por 4 a 2.

La revancha de éste trago amargo fue en 1976, donde el Más Grande definía el certamen ante Cruzeiro (rival que eliminó en cuartos de final de la corriente Copa Libertadores).La suerte estuvo del lado brasilero, ya que ganaron cada uno sus respetivos partidos de local y otra vez Chile fue tierra oscura y el elenco de Belo Horizonte ganó por 3 a 2.

Foto: Goal

La primer Libertadores, se ganó en el año 1986. El Bufalo Funes, El Beto Alonso, Antonio Alzamendi, entre otros, hicieron historia y lograron lo que le era esquivo al equipo de Núñez. El rival de turno fue el América de Cali. El partido de ida se lo llevó el Millo por 2 a 1 y luego en el Monumental logró ganar por 1 a 0 y así coronarse campeón de América. Inolvidable.

Foto: Taringa

La siguiente final, fue en el año 1996. Hernán Crespo, Enzo Francescoli y un inspirado Burrito Ortega, envalentonaron al equipo de Ramón Díaz, que consiguió y ante el mismo rival la hazaña y se colocaba como potencia de América. En tierras colombianas el equipo de Ramón cayó derrotado por la mínima diferencia. La historia se definía en el estadio Monumental que vibró y acompañó a pura fe al equipo y con un doblete de Crespo, el uruguayo Enzo Francescoli se dio el gusto y pudo al fin, levantar la Copa tan anhelada.

Foto: Fútbol Red

En el corriente año, el equipo del Muñeco Gallardo (quien ganó con el manto sagrado la Copa en 1996 como jugador) se prepara para una nueva final. Esa tan esperada por todos y que siempre se quiere conseguir.

VAVEL Logo