El día que Palermo se convirtió en héroe
Palermo, bajo una intensa lluvia, aseguraba la presencia de Argentina en Sudáfrica 2010. Foto: Goal.

En plena fecha de Eliminatorias llega el recuerdo de uno de los mejores momentos en la carrera de Martín Palermo. Hace exactamente seis años, la Selección Argentina, comandada en aquel entonces por Diego Maradona, buscaba ante su par de Perú el pase al Mundial de Sudáfrica 2010. Sin embargo, el conjunto dirigido por el Juan Guillermo Del Solar le había complicado demasiado la historia al combinado albiceleste, que con Lionel Messi en cancha no le encontraba la vuelta a la historia.

El seleccionado albiceleste bajo una intensa lluvia buscaba un triunfo ante los peruanos para clasificarse a la cita mundialista, que tendría lugar en Sudáfrica en el 2010. Gonzalo Higuaín, con todo el tiempo del mundo, pondría el 1-0 con un remate cruzado y Argentina se acercaba un paso más al Mundial. Sin embargo, los de Maradona se durmieron, se tiraron atrás y Perú, a través de Hernán Rengifo, encontró la igualdad.

La Selección Argentina necesitaba un gol más. El tiempo apremiaba y Maradona mandó a la cancha al hombre de los goles importantes... Al goleador histórico del conjunto xeneize. El Loco Palermo entraba a la cancha, a pedido de la hinchada, que sabía que si iba a ocurrir un milagro, solo él lo podría hacer realidad.

Un diluvio infernal caía en Capital Federal y le agregaba un condimento más al clima expectante y de sufrimiento que se vivía en el Monumental. Argentina se desesperaba por el gol y tiraba centros al área peruana, que aguantaba bien el resultado. La gente se comía las uñas en las tribunas a la espera de un milagro que los deposite en el Mundial 2010. El tiempo pasaba y Sudáfrica se alejaba cada vez un poco más.

Quedaban segundos para que el partido finalizara y Argentina tenía una última chance para ir en búsqueda del gol que le de la victoria sobre el conjunto del Chemo Del Solar. Federico Insúa lanzó el tiro de esquina, pero la defensa logró rechazar. Sin embargo, la pelota le quedó a Ángel Di María, que la volvió a meter al área. El rebote favoreció al Pocho Insúa que sacó un centro rasante al segundo palo. Allí, estaba parado el Oportunista del Gol. Palermo puso el pie y capitalizó el segundo tanto albiceleste.

Uno de los momentos más recordados de las Eliminatorias, cumple hoy seis años. El Loco, el Optimista del Gol, el Titán... Bajo una intensa lluvia, Palermo le sacaba el pasaje directo a la Argentina para el Mundial de Sudáfrica, donde él convertiría un gol (ante Grecia) cumpliendo su gran sueño. Criticado y querido por igual, bajo un diluvio inolvidable, Martín emocionó a todo el Monumental con su gol y sus lágrimas. El Loco tuvo su revancha y no defraudó.

VAVEL Logo