Boca, un campeón que tomó el impulso definitivo justo contra River
Con el 'Monumental' de fondo, Nico grita su gol con el alma. Foto: El Nuevo Herald.

La Boca es carnaval. Así lo refleja una de las canciones que se escuchan en las tribunas de la Bombonera y, así, es cómo vive la gente una nueva consagración del club, luego de cuatro largos años desde aquel Apertura 2011 conseguido con Julio César Falcioni. Pasó mucho tiempo para una institución acostumbrada a las vueltas olímpicas. Pero llegó el momento de disfrutar para el pueblo xeneize.

El torneo de 30 equipos se hizo largo. Aunque parezca una obviedad, la ansiedad por volver a gritar campeón jugó en el corazón de los hinchas. Si bien el equipo de Rodolfo Arruabarrena lo ganó con autoridad, hubo momentos donde se pudo ver flaqueando a este extenso plantel de Boca, tan nutrido de buenos jugadores. Hubieron tramos de goce, pero otros que dejaron mucho que desear. El Xeneize tuvo que lidiar con una eliminación temprana en la Copa Libertadores y en manos de River, el clásico rival que entró a los octavos de final pidiendo permiso.

El golpe fue duro. Boca lo sintió y eso se vio reflejado en la cancha. La derrota en la Bombonera por 3-0 ante Aldosivi, un equipo proveniente del ascenso, fue fiel reflejo del bajón que sufrió el plantel. Más tarde, ese mal momento se confirmó cuando un irregular Vélez le ganó 2-0 en la fecha siguiente. Pero luego la historia iba a cambiar.

La llegada de Carlos Tevez cambió de forma positiva la imagen de Boca. Con él en cancha, la victoria estaba casi asegurada. El equipo del Vasco Arruabarrena gozó en buena forma durante varios partidos, hasta que llegó un enfrentamiento que parecía determinante en la recta final del Campeonato. Fecha 23: Boca recibía a San Lorenzo. El Xeneize estaba puntero, con 2 unidades de ventaja sobre el Ciclón. Por la firmeza que venían mostrando, el ganador del partido se erigía como el futuro campeón. Ganó San Lorenzo. Boca perdía la punta y algunos, la esperanza. Pero no había tiempo para dudar. El próximo partido era contra River, en la fecha de los clásicos.

El Superclásico tenía un nuevo capítulo en este 2015. El Millonario llegaba con la confianza que te da un título internacional (Libertadores, Recopa Sudamericana, Copa Suruga Bank este año, además de la Copa Sudamericana). El Xeneize venía de perder un duelo clave ante el que era su escolta y debía pasar un duro examen. En el Monumental no había tiempo para flaquear. El Campeonato seguía su marcha y San Lorenzo había perdido ante Huracán el día anterior. Era el momento de reponerse. Y para Boca el tropezón con el Ciclón no fue caída porque supo levantarse. El Xeneize tomó impulso y le ganó con actitud a su clásico rival. Fue 1-0 y demostrando a su gente lo que tanto le reclamaba al equipo: huevo y coraje.

Aquel triunfo terminó siendo decisivo para la levantada del equipo. Contando el triunfo ante River, Boca sumó cuatro victorias seguidas y se aferró a la punta para nunca más soltarla. Al Ciclón le sacó 6 puntos de ventaja y a Central, 8. En la fecha 28, el Xeneize cayó ante Racing, pero ya la ventaja que había tomado era decisiva. San Lorenzo se quedó sin nafta sobre el final del certamen, tal como lo anunció su DT, y los rosarinos se quedaron lamentando tantos empates en su cancha. Al final, desde La Boca salió el nuevo campeón.

VAVEL Logo