Sin pena ni gloria
El Cabezón D'Alessandro fue de lo mejor en un superclásico flojo. Foto: Prensa River.

En una tarde nublada en Buenos Aires, en la Bombonera se esperaba un gran partido de fútbol ya que Boca y River se enfrentaban y ambos venían en levantada, sin embargo no se sacaron ventajas y terminaron 0 a 0.

El partido comenzaba y llegó la primer aproximación de parte de River con un cabezazo de Lucas Alario que se fue por arriba. Luego a los seis minutos el Xeneize iba a tener su primera chance clara en los pies de Pavón que sacó un remate que cruzó el área y que no llegó a tocarla Pablo Pérez para poner el primer gol del partido. Párrafo a parte para Pérez que cinco minutos después el árbitro Darío Herrera no dudo en expulsarlo  tras darle una patada en el estómago al colombiano de River Éder Álvarez Balanta, A los 11 minutos el local se quedó con diez jugadores en la cancha. Eso no intimidó al equipo de la Ribera ya que se animaba a atacar al Millonario y a los 20 minutos Carlos Tévez sacó un remate que atajó sin problemas el arquero de la Banda, Marcelo Barovero.

River llegaba también con un Andrés D´Alessandro, que jugó un buen partido y manejó los tiempos del ataque. El Cabezón tuvo la chance de abrir el marcador a los 35 minutos mediante un tiro libre directo que pateó por arriba de la barrera y el portero del Xeneize, Agustín Orion, desvió al córner.

Luego surgió un problemón para Boca: Fernando Gago se lesionó fuertemente en el tobillo tras una jugada fortuita con Alario y tuvo que ser reemplazado.

En el segundo tiempo, el equipo que conduce técnicamente Marcelo Gallardo tenía la iniciativa y a los cinco minutos D´Alessandro hizo una buena jugada y sacó un remate que se fue cerca del arco de Orion.

Después el conjunto dirigído tácticamente por Guillermo Barros Schelloto iba a generar peligro por intermedio de un tiro de Leonardo Jara que contuvo Barovero.

El tiempo pasaba y el partido seguía en la monotonía, con River y Boca que jugaban con precaución y sin asumir muchos riesgos en defensa, pero sin embargo tras una buena jugada por el sector izquierdo y posterior rebote de Orión, Iván Alonso convertía el gol para River... pero estaba adelantado.

Y en los útlimso quince minutos ambas escuadras casi que no llegaron con peligro y terminó el Súperclasico 0 a 0, dejando mucho que desear en cuanto al espectáculo, aunque el empate les dejó la sensación de tranquilidad a los dos porque al menos no perdieron y ambos equipos pensando en los octavos de final de la Copa Libertadores.

VAVEL Logo