El Cabezón dijo adiós
El Cabezón jugó su último partido en el Monumental, pero disputará la final de la Copa Argentina ante Rosario Central. Foto: El Intransigente.

Andrés D'Alessandro ha sido uno de los últimos grandes futbolistas que surgieron de las divisiones inferiores de River. El enganche, que fue la obsesión del Millonario en los últimos mercados de pases, regresó al club que lo vió nacer futbolíosticamente en enero de este año, tras una hábil y silenciosa negociación de los dirigentes Riverplatenses. Sin embargo ayer el Cabezón jugó su último partido en el Estadio Monumental.

Ayer, el futbolista dejó en claro que no seguirá en la Banda, ya que cuando el entrenador, Marcelo Gallardo, decidió reemplazarlo a los 15 minutos del segundo tiempo, por el volante Iván Rossi, el jugador de 35 años de edad, lloró de emoción y además le dijo al director técnico de Boca, Guillermo Barros Schellotto, que lo cuestionaba al demorar su salida del campo de juego: "Es mi último partido". Sin embargo el próximo jueves disputará el cotejo ante Rosario Central, por la final de la Copa Argentina.

Momento en el que el Cabezón D'Alessandro salió de la cancha

Cuando llegó en enero, D'Alessandro firmó un contrato que lo unía a River por un año, en calidad de cedido a préstamo por el Internacional de Porto Alegre de Brasil, por lo que una vez que empiece el 2017, deberá volver al equipo Carioca, que ayer descendió a la segunda división del fútbol de su país, ya que culminó en la 17° posición, con 43 puntos logrados en 38 encuentros jugados.

Desde que regresó al Millonario, el Cabezón D'Alessandro jugó un total de 29 partidos, entre torneos locales, copas nacionales e internacionales, en donde marcó cinco goles y cuatro asistencias. Además disputó tres Superclásicos ante Boca, de los cuáles empató dos y perdió uno, y por el momento ganó un título que es el de la Recopa Sudamericana 2016, cuando la Banda superó a Independiente de Santa Fé de Colombia, tras empatar 0-0 en la ida, y ganar 2-1 en la vuelta. Ahora, va por la Copa Argentina. Y el adiós.

VAVEL Logo