A mejorar: la defensa
Batalla, un diamante en bruto, con mucho por aprender (Foto: MDZ Online).

El Millonario terminó el año con sus metas cumplidas, con la Recopa (décimo título internacional reconocido por Conmebol) y la Copa Argentina, que no sólo sumó una estrella más, sino que le dio el codiciado boleto a la fase de grupos de la Copa Libertadores  la chance de disputar la Supercopa Argentina. Sin embargo, en todo 2016, Marcelo Gallardo tuvo un gran dolor de cabeza: la defensa.

El River multicampeón continental contaba con una línea defensiva de lujo, todos jugadores de Selección: en el arco, Marcelo Barovero, capitán y referente. De cuatro, Gabriel Mercado, aportando marca y gol. En la zaga central, Jonatan Maidana por un lado y su ladero Ramiro Funes Mori por otro (siendo éste fundamental, incluyendo un gol en la final de la Libertadores 2015 contra Tigres). De tres, Leonel Vangioni. Una muralla en todos sus sectores, y los resultados (mejor dicho, las Copas) están a la vista. Y este año se comenzó con todos, menos con Ramiro, que desde agosto de 2015 que es defensor de Everton de Inglaterra. No obstante, la solvencia defensiva se perdió.

Hoy por hoy: Batalla; Moreira, Maidana, Mina/Martínez Quarta y Casco/Olivera.

Durante el primer semestre, la prioridad fue la Copa Libertadores, y en ese certamen, se presentó la defensa Barovero/Mercado/Maidana/Eder Álvarez Balanta/Vangioni. No obstante, durante los primeros seis partidos de la fase de grupos, sólo se mantuvo la valla invicta en el debut, en el 4-0 a Trujillanos de visitante, y en la goleada 6-0 a The Strongest en Núñez. En los otro cuatro partidos, recibió siete tantos, incluyendo tres del débil Trujillanos. River avanzó a octavos, donde paró su ilusión, a manos del Independiente del Valle, a posteriori finalista, con una muy mala actuación de Balanta en la ida. Ilusión copera derrumbada. Hay que destacar que el 3 terminó siendo Milton Casco, dado que Vangioni debía purgar fechas de suspensión; además de la lesión de Maidana en el primer Superclásico del año.

En el Transición ´16, torneo con sólo 16 fechas, el Muñeco optó, salvo excepciones, rotar a su plantel. Yendo la zona defensiva, debutaron en Primera División el arquero Augusto Batalla y el central Gonzalo Montiel. Pudieron tener más minutos la dupla Emanuel Mammana (que anotó dos goles, uno en la Libertadores) y Leandro Vega, juveniles de la Selección Argentina Sub 20. El Millo terminó noveno en su grupo, con 22 goles recibidos en 16 cotejos. y sólo cinco vallas invictas (los dos 0-0 contra Boca, y en los triunfos 1-0 a Independiente, Olimpo y Gimnasia).

En el segundo semestre, sin Vangioni (libre a Milan de Italia), Barovero (libre a Necaxa de México) Balanta (vendido a Basel de Suiza), Mammana (vendidio a Lyon de Francia) ni Vega (cedido a Newell´s), arribaron los defensores Arturo Mina, figura del Independiente del Valle subcampeón de la Libertadores, Jorge Moreira, lateral paraguayo proveniente de Libertad, y Luciano Lollo, de Racing. Este último no pudo jugar ni un minuto, debido a una lesión ósea de la cuál debió operarse nuevamente.

A River le patearon seis penales en 2016 (Trujillanos, Ind. Del Valle, Patronato, Sarmiento, Defensa y Newell´s). Todos, adentro. Dato no menor.

Los problemas se pusieron a la orden del día, con decir que en el 1° partido del semestre, ante Sportivo Rivadavia, tuvo que ser titular el juvenil Montiel debido a que no había otro zaguero disponible. Esto fue el principio de un sinfín de problemas, que incluyeron el desgarro de Maidana (50 días ausente) y la lesión ósea Casco (que recién en la pretemporada se reintegrará), lo que obligó a darle pista al juvenil Luis Olivera y a un debutante que cumplió, Lucas Martínez Quarta, quien disputó nada menos que la final de la Copa Argentina, dado el bajón futbolístico del ecuatoriano Mina.

En el Torneo de la Independencia, el cual lleva 14 fechas, Gallardo empezó amoldear a su línea de atrás, con Augusto Batalla en el arco, Jorge Moreira de 4 (fue de mayor a menor), Maidana junto a Mina en la cueva, y Milton Casco en la izquierda. Esta fórmula duró poco, debido a las lesiones de Jony y Milton. Leo Ponzio, en algunos encuentros (como ante Estudiantes, en la fecha 9) debió volver a jugar atrás, posición que no le es cómoda. Tantos vaivenes se sintieron: 17 tantos en contra en 14 fechas; sólo invictos contra Talleres (1-0), Vélez (3-0), Rafaela (1-0) y Huracán (1-0).

Sólo en 16 partidos de los 46 del año, a River no le anotaron.

Párrafo aparte para Batalla. Arquero surgido de la cantera, quien era pretendido por Real Madrid y campeón sudamericano con la Sub 20, que se hizo cargo del arco tras a partida de Barovero. En el Transición 2016 empezó a foguearse, pero en éste semestre tuvo la gran responsabilidad de ser el 1 del equipo. Por momentos, respondió y fue creciendo, pero tuvo sus dos peores partidos en momentos determinantes: en la dura derrota por 4-2 ante Boca en el Monumental,con un error garrafal en el 2-2 parcial, y en la final contra Central, responsable de los tres goles canallas, aunque hubo consagración gracias a los delanteros. Es joven, cuenta con el respaldo público de Gallardo y su suplente, Enrique Bologna (que fue titular en la última fecha del año, ante Olimpo) seguirá siéndolo y no le mete presión.

Sumando todas las competencias oficiales del 2016, River disputó 46 partidos, y le anotaron 53 veces (27 a Barovero, 25 a Batalla y 1 a Bologna). Claramente, un ítem que deberá pulirse en la pretemporada. Teniendo en cuenta que sólo se pueden reforzar con dos jugadores, recambio en la defensa no hay, pero la meta será recuperar a Casco y Lollo, con los juveniles de reserva.

 

VAVEL Logo