Una revancha para Mina

El ecuatoriano convirtió el segundo gol del Superclásico, lo que le dará confianza pensando en lo que viene. Luego de un semestre que terminó muy bajo, busca recuperar su lugar en el once titular.

diznico01
Nicolás Diz
Una revancha para Mina

Llegó con la vara muy alta. Fue pilar del sorprendente Independiente del Valle que eliminó a River y luego llegaría a la final de la Copa Libertadores 2016. Titular en la Selección de Ecuador. Por lo tanto, la llegada de Arturo Mina a River se pensó como un gran alivio para la defensa riverplatense. 

El Rey comenzó de titular, en la zaga central jugando de 6, junto a Jonatan Maidana. Empezó de gran manera, ganando la Recopa Sudamericana y marcándole un gol a Talleres en el campeonato local. Sin embargo, con el correr de los partidos, su nivel fue en picada y se evidenció aún más en el Superclásico de diciembre pasado en el Monumental, siendo responsable del 2-4 final. Marcelo Gallardo decidió sacarlo nada menos que para la final de la Copa Argentina ante Rosario Central, poniendo al juvenil Lucas Martínez Quarta, quien llevaba sólo unos minutos en Primera. A favor de Mina: no había hecho pretemporada.

Durante esta pretemporada, Arturo fue titular en la línea de tres que ensayó el Muñeco en la Florida Cup, como stopper por la izquierda, pero cuando volvió la línea de 4, Quarta le ganó de nuevo el lugar. Sin embargo, Gallardo le dio otra chance al ecuatoriano en el encuentro de anoche ante Boca.

Comenzó con bastantes errores, siendo desbordado permanentemente y sin transmitir seguridad. Pero en el complemento, conectó de cabeza el centro de Pity Martínez de un tiro de esquina para vulnerar a Werner y decretar el 2-0 definitivo en Mar del Plata. Un triunfazo para River y también para él, que tras el gol, a pura potencia, despejó cada pelota que merodeaba el área de Batalla. Así compensó lo que venía mostrando, aunque seguirá compitiendo de igual a igual con los juveniles Martínez Quarta y Gonzalo Montiel. Y aguardar hasta que se recupere Luciano Lollo; mucha competencia interna, por lo que no se puede relajar.

Su gol superclásico

VAVEL Logo
CHAT