Una clásica alegría

“Salimos a jugar estos partidos sabiendo que los vamos a ganar” dijo Luli Aued a la prensa luego de levantar el trofeo “Copa Revancha”, lo que demuestra el positivismo que se comienza a vivir en Racing desde la vuelta de Diego Cocca a la dirección técnica. Y es que Racing empieza a vivir una dulce racha ante Independiente: no pierde en los veranos desde 2009 y hace tres partidos oficiales que no sale derrotado por el Rojo (la última caída fue 1-2 por Liguilla Pre-Libertadores 2015).

Racing dominó el primer tiempo casi siempre, más allá de alguna trepada de Tagliafico aunque sin peligro. Tuvo una chance muy clara de gol con un mano a mano que Campaña le tapó a Licha López. Luego se trabó mucho el partido, que se hizo aburrido con el pasar de los minutos.

El segundo tiempo fue para el Rojo. Diego Vera perdió una clarísima situación de frente al arco, definiendo desviado un remate cruzado a centímetros de un Orión que ya había quedado casi fuera de la jugada. Luego, el mismo Vera, definió alto un remate de media vuelta. Estas fueron las razones del 0-0 que derivó en los penales.

La definición de tiros desde el punto de penal se realizó en el arco norte, de cara a la parcialidad de Independiente. Para dicho equipo convirtieron Figal, Tagliafico, Benítez, Vera, Rigoni, Campaña y Bustos. Blanco desvió su remate y Orión contuvo el tiro de Nery Domínguez. Con el score 5-4 en los penales, Blanco tuvo la posibilidad para cerrar el duelo para el Rojo, pero desaprovechó su oportunidad. Para Racing, convirtieron López, Fernández, Aued, Orión, Álvarez, Cerro, Pillud y Rosales, mientras que Vittor elevó su disparo.

La Academia formó con Orión; Pillud, Barbieri, Vittor, Álvarez; Díaz, González, Aued, Acuña; Bou y López (C). Mientras tanto, los de Holan fueron Campaña; Figal, Franco, Tagliafico (C); Martínez, Vitale, Meza, Sánchez Miño, Rigoni; Vera y Togni.

Resumen del clásico y los penales