Con un Tanque calibrado para esta guerra
Con este doblete, Pavone llegó a los cinco goles en este torneo. Foto: Día a Día.

Con un Tanque calibrado para esta guerra

Pavone fue implacable y anotó dos tantos para la victoria por 3-2 sobre Estudiantes en la vuelta del fútbol argentino. Zabala anotó el restante, mientras que Solari y Toledo hicieron lo propio para la visita. Con este triunfo, el conjunto de Liniers suma 17 puntos y se aleja de los puestos de descenso, principal objetivo del semestre.

cristian-conde
Cristian Conde

Debieron pasar 80 días de tormenta, pero el barco del fútbol argentino pudo finalmente encontrar un momento de claridad en este océano de ineficiencia dirigencial. Se abrió la 15° fecha y las primeras sonrisas tienen forma y color: V azulada. Es que, en un partido emotivo y no apto para cardíacos, Vélez se alzó con la victoria ante su gente casi sobre la hora ante Estudiantes de La Plata por 3-2.

El cotejo fue atractivo desde el arranque a pesar de ser los primeros 90 minutos oficiales para ambos equipos luego de la pretemporada. Llegando al minuto siete, el debutante Nicolás Domínguez envió de primera un exquisito pase de tres dedos por sobre los centrales en dirección a Mariano Pavone, que le había marcado el pase. Éste se deshizo de Leandro Desábato enganchando para el medio, y con una simple definición al primer palo de un desarmado Mariano Andújar, abrió el marcador. Las voces del estadio recobraron su memoria y volvieron a gritar un gol después de este parate-disparate.

Vélez no vencía a Estudiantes desde el Clausura 2012. En el medio empataron cuatro veces, mientras que el Pincha se llevó dos victorias.

Sin embargo, los corazones de los cuerpos a las que estas voces pertenecen iban a llevarse un gran susto apenas cuatro minutos después. Fabián Cubero envió un peligroso pase hacia atrás de cabeza, pero Fabián Assmann volvió sobre sus pasos y consiguió atrapar la pelota antes de concretarse el blooper. Esto fue una clara evidencia de lo que el pueblo fortinero iba a sufrir en todo lo que restaba del partido.

El visitante comenzó a hacerse dueño del encuentro. Vélez sufría los ataques por banda izquierda. Maximiliano Caíre, con más vocación ofensiva, era doblado en hombres y su compañero, Fausto Grillo, llegó tarde a varios cruces. De hecho, el empate llegó por cortesía de Augusto Solari, que definió solo a centímetros del arco luego de que la defensa jugara mal la trampa del offside.

La racha del Fortín marca que tan solo perdió un encuentro de sus últimos seis. Fue ante Arsenal por la fecha 14, la última antes del receso.

A pesar del control del Pincha, el local iba a golpear a segundos de finalizar la primera etapa. Caire, demostrando soltura en ambos pies, se deshizo de su marca con su derecha y envió centro casi en la raya final con la zurda. La pelota cayó sobre la cabeza de Diego Zabala, que con un certero cabezazo, dejó descolocado a Andújar quien miró cómo la pelota se colaba en el segundo palo ya sin remedio.

La hinchada velezana pudo regocijarse por poco tiempo. Apenas jugado dos minutos del complemento, Javier Toledo, ante la desatención de Cristian Nasuti, cabeceó a su gusto en las afueras del área chica sentenciando el 2-2.

Con el gol recibido, el Fortín intentó ser el actor principal en los siguientes instantes, utilizando siempre las bandas como arma principal. Mucho de esta remontada anímica y futbolística tuvo que ver con el ingreso del Burrito Martínez, que con sus gambetas y su facilidad de asociación levantó el rendimiento de sus compañeros.

Juan Manuel Martínez, que ingresó en el minuto 8 del complemento, es hasta ahora la única incorporación. Es su cuarta etapa en el club de Liniers, donde debutó y con el que consiguió tres títulos.

Assmann tuvo dos intervenciones claves, tapando un mano a mano y un  disparo de media distancia. El técnico Omar De Felippe siguió moviendo el banco y puso en cancha a Fabricio Alvarenga y Héctor Canteros en lugar de Zabala y Domínguez respectivamente para disputar el último cuarto de hora. En el minuto 43, Martínez ensayó un cabezazo un tanto incómodo a media altura que Andújar pudo controlar con esfuerzo. En el estadio se escuchó a más de uno gritando ese gol que rompería el Amalfitani de júbilo.

Vélez juntó méritos en los últimos minutos para llevarse el partido a pesar de que el empate parecía lo más justo. Cuando la cuenta del complemento ya estaba por dar 45, Iván Gómez colocó mal su pie derecho tras recibir de Andújar, lo que derivó en un pase directo para Pavone, que anticipando una tardía y torpe salida del arquero, aprovechó para marcar el 3-2 final.

De no haber sido por su pasado Pincha, el cual respetó, era un gol para gritarlo y guardarlo, o mejor dicho, fue una noche de recuadro para el Tanque, que sigue siendo el gol, la furia, la lucha, el alma y la salvación para un conjunto que sabe que no debe confiarse con la tabla del descenso. Ahora marcha 21° con puntos

VAVEL Logo