Triunfo necesario
Foto: Prensa Estudiantes

Triunfo necesario

Con gol de Desábato, Estudiantes venció 1 a 0 a Patronato en el Estadio Ciudad de La Plata y volvió a la victoria de manera oficial luego de 4 meses.

tomas-blanco
Tomás Blanco

 
Parece mentira, pero el último triunfo de Estudiantes había sido ante Colón, un 19 de noviembre de 2016, hace ya 4 meses. Por eso es que, para tranquilidad de todos, el equipo de Vivas necesitaba ganar, más que nunca, como sea. 
 
De arranque, el partido comenzó como era de esperar. El Pincha salió bien arriba a presionar al conjunto visitante, siempre buscando abrir juego por las bandas, e intentando ser mas directo, sin caprichos a la hora de salir jugando. Mientras tanto, Patronato esperaba sin apuro, e intentaba acercase al arco de Mariano Andújar con pelotas largas, apostando siempre a la segunda jugada y a la potencia de su nueve, Matias Quiroga.  

Los dirigidos por Nelson Vivas lo preveían y lo plantearon de manera similar, buscando en todo momento a sus centrodelanteros para saltear líneas y sacar ventaja a partir del juego áreo de Lucas Viatri y la potencia de Ferney Otero.

La primera aproximación sería para los de Paraná, con un buen remate de Arce que se fue desviado un par de metros. 

El León iba para adelante sin claridad pero con mucho carácter, y de esta forma, empezaría a sumar llegadas al arco defendido por Sebastián Bértoli.

A los 16', centro de Otero y cabezazo de Viatri desviado. Más tarde, a los 28', Ascacibar "terminó" la jugada pateando de afuera sin mucho riesgo. Al minuto 32', apareció nuevamente Viatri con una gran jugada de mediachilena en el área con marca encima, pero el remate se fue lejos. El ex Boca fue de los más activos de su equipo en el PT.

El conjunto albirrojo manejaba la pelota y los tiempos del partido, pero no lograba inquietar a su rival. Por su parte, el Patrón no generaba situaciones de riesgo pero se mantenía al acecho con el mismo plan de juego: recuperar y salir rápido de contra. 

Sin embargo, a falta de 10' para el final de la primera mitad, la cosa iba a cambiar. Tiro libre a la olla de Augusto Solari desde el costado izquierdo y cabezazo de pique al suelo de Leandro Desábato. El histórico capitán, con su marca registrada, ponía en ventaja al Pincha y lo festejaba con euforia y desahogo, besándose el escudo frente al delirio de la tribuna popular. Una vez mas, el Chavo aparecía en las difíciles.

Cuando parecía que nos íbamos al descanso sin más emociones, presionó Otero a la defensa rival y ganó un córner y la ovación de 32 y 25. Jugada siguiente, centro de Solari que cabeceó el colombiano, completamente solo, y la mando por arriba del travesaño. A esta altura, Estudiantes hacia méritos para ir ganando. El resultado era justo. 

Ya en el complemento, los de Forestello se adelantaron en campo rival, y los de Vivas, casi por inercia, se fueron retrasando cada vez más. 

Al minuto de juego, la más clara fue otra vez del local. Gran asistencia de Viatri para Otero, que pico solo y mano a mano definió al bulto. El León seguía desperdiciando situaciones, de esas que se lamentan al final de cada partido. 
Los minutos corrían y el local empezaba a sufrir la embestida de Patronato, que ahora tenía la pelota y la iniciativa del partido. Los visitantes se acercaban cada vez más, a puro centro, sin generar demasiado peligro. Apenas se pueden destacar un par de jugadas enmarañadas en las que se sufrió demás, porque Andújar estaba dubitativo en la salida, y la defensa no lograba despejar. 

Recién a los 20' de la segunda parte, el conjunto albirrojo volvería a aproximarse al arco del Patron. Ferney probó entrando al área y el disparo cruzado se fue muy desviado. El joven de Sipi Chocó volvió a enloquecer a los defensores rivales, aunque esta vez no estuvo fino a la hora de definir. 

Pasada la media hora de juego en el complemento, la tuvo nuevamente Desábato. Centro con comba del ingresado Cejas y buena peinada del Chavo, que Bertoli mandó forzadamente al tiro de esquina. 

Ya en el final, el equipo paranaénse arremetió sin ideas y con muchos centros, que ahora sí, fueron bien cortados por Andújar. El local parado totalmente de contra, apostando al golpe por golpe, mereció ampliar la ventaja con el gol mal anulado a Toledo en una de las últimas jugadas del encuentro. 

Finalmente, Estudiantes cortó con la racha negativa que lo asediaba, y volvió a sumar de a 3 luego de seis partidos.  Un triunfo vital, necesario para acallar rumores y brindar tranquilidad al plantel y ,principalmente, cuerpo técnico. 

El Pincha se prende nuevamente en el campeonato, ubicándose 4° con 30 unidades, y a 4 de Boca, el puntero.


 

 

VAVEL Logo