Un arranque positivo
Las piezas fundamentales del presente del equipo. FOTO: Fotomontaje.

Un arranque positivo

River Plate, con Gallardo a la cabeza, Rojas y Fernández como estandarte, la dupla de Driussi-Alario afilada como de costumbre y una defensa bien equilibrada con Maidana como habitual guerrero, ha demostrado que este año quiere pelear todo y por ahora, va por buen camino.

fede-lagiglia
Fede Lagiglia

Con un arranque de año con pretemporada en Estados Unidos, el Millonario enfilaba todos sus cañones a la Copa Libertadores 2017. Alternando aspectos positivos con algunos no tanto en la Florida Cup, llegó el Superclásico de verano en Mar del Plata, partido que ganó de manera contundente por 2-0 con goles de Driussi de penal y Mina de cabeza. La preparación del elenco de Núñez, al igual que la de todos los clubes de Argentina, tuvo que seguir un tiempo más de lo pensado por diferentes problemas dirigenciales en AFA. Una vez que el Torneo de la Independencia tuvo su re-estreno las cosas fueron tomando, de a poco, su propio rumbo.

Empate sin sabor ante Unión

Por la fecha 15 del campeonato doméstico, el conjunto de Marcelo Gallardo recibía al “Tatengue” de local en el Monumental con el objetivo de empezar a restarle puntos al puntero y clásico rival, Boca Juniors. El encuentro no fue el mejor para comenzar oficialmente el año futbolístico, Lollo tuvo errores técnicos más de una vez y eso fue lo que lo llevó a disputar partidos con la división de Reserva. Batalla tuvo que arriesgarse más de una vez por los horrores que cometió la zaga central aquella tarde-noche. Se sintió la falta de Jonathan Maidana en la defensa, quien no pudo estar por suspensión, pero con tiempo de descanso iba a llegar al partido en Colombia y así equilibrar todo. El aspecto positivo fue que Alario tuvo minutos en el campo de juego tras su lesión y se especulaba con que podía llegar al duelo ante el DIM.

A enderezar el barco en Colombia

Días más tarde del paupérrimo re-debut en el Torneo de la Independencia, el elenco millonario partió rumbo a Colombia donde disputaría el primer partido del grupo 3 ante Deportivo Independiente Medellín. En la previa del encuentro, se hablaba de un poderoso rival al que River le iba a costar y mucho vencer. La incansable lluvia de aquella noche inundó la cancha de los locales y el partido se dividió en tres partes. En la primera, ninguno de los dos conjuntos dominó ni tuvo la pelota, todo fue juego aéreo y muy peligroso. Sin embargo, después de que frenó el agua los que supieron aprovecharse de la situación fueron los argentinos que gracias a un penal de Alario, un gol de Driussi de rebote y un derechazo letal del pibe Martínez Quarta de media vuelta, venció 3-1 al “poderoso” DIM que nunca había perdido de local en lo que iba del 2017.

Por ahora, está invicto

Tras el recientemente mencionado encuentro en Colombia por Copa, Napoleón desembarcó su tripulación en La Fortaleza, Lanús. Desde el inicio, River sabía que tendría un partido complicado debido a que meses atrás había chocado con el mismo rival en la final de la SuperCopa Argentina y perdió en esa competencia por 3-0 en el Único de La Plata. Por el campeonato, el turno fue del Millo que con un Pity Martínez ubicado en el sector derecho, complicó a toda la defensa granate. El resultado fue 3-1 con goles de Ariel Rojas, netamente fundamental en el medio, Martínez de tiro libre convirtiéndose en la impensada figura de la noche y por último Carlos Auzqui con una impecable habilitación de Lucas Alario.

Llegó el turno, el último domingo, de enfrentar a Belgrano de Córdoba. Sin sufrir tanto, el conjunto de la banda roja hizo un primer tiempo en el que se acercó con prolijidad al arco rival pero sin concretar. En el complemento, sin embargo, salió a comerse al rival y tan literal fue, que a los 40 segundos de que inició el segundo tiempo con más de 13 toques llegó el gol de Driussi. Con Ariel Rojas siendo fundamental no solo por el medio, sino también por la izquierda, el equipo arrancaba a proponer otra idea, la verdadera idea de constancia que quiere Gallardo. Por último, cuando el partido iba 1-1 llegó Pity Martínez para ratificar su buen momento y marcó, de zurda, un lindo gol para hacer delirar a la gente riverplatense.

Desde aquella noche de martes en la ciudad de Lanús, River empezó a respirar otro aire. Se ubica en la sexta posición en la tabla, con 29 unidades, a 8 del puntero. Infló el pecho e hizo saber que no iba a darse por vencido, al menos por ahora. Lo que se viene para la institución de Núñez es: Godoy Cruz de visitante por la décimo octava jornada del campeonato, por la siguiente recibirá a Quilmes y en esa misma semana, también de local, se presentará ante su gente en la Copa Libertadores ante Melgar de Perú.

VAVEL Logo
CHAT