Duelo de ataque
Foto: Web.

Duelo de ataque

En ambos equipos aparecen delanteros de primer nivel para el fútbol argentino. ¿De qué lado estará la suerte?

nicolas-escobar
Nicolás Escobar

En esta nueva edición del Clásico del Sur, ambos equipos llegan con distintas variantes en ataque. Son equipos que tienen llegada y profundidad pero lo hacen de maneras diferentes. La velocidad en las transiciones defensa-ataque parecen ser la clave en ambos, pero a la hora de definir saltan las diferencias. 

Aprovechan los extremos

Jorge Almirón opta por utilizar una línea de tres delanteros, situando a José Sand como su arma más letal a la hora de convertir. El correntino parece no perder vigencia y cuando le queda una pelota, no perdona. A su vez, gracias a su altura (1,82m) y picardía se convierte en un rival difícil de marcar y ya lleva siete goles en este campeonato. El público granate esperará con ansias que otra vez se cumpla la ley del ex, ya que el delantero vistió la camiseta de Banfield en la temporada 2005/06. 

Por los extremos, quienes deberán abastecer a Sand, serán Lautaro Acosta y Alejandro Silva. El Laucha, todo un símbolo del Lanús campeón, es el jugador más desequilibrante de este equipo y es el segundo goleador del Granate con cinco tantos. Su velocidad lo posiciona como uno de los generadores de juego del equipo de Almirón. Por el otro costado, estará Silva. Si bien no se destaca por el gol (sólo tiene dos), su función se centra en ser profundo y aparecer por afuera. 

El último gol de Sand en el torneo

Uno para taladrar

A simple vista, Banfield parece un equipo de poco peso ofensivo. Es que Julio Falcioni, su entrenador, utiliza un sólo referente de ataque. Pero si ese nombre es Darío Cvitanich, las cosas cambian. El delantero volvió a sus 32 años para devolverle al club todo lo que éste le dio. Poco a poco se va readaptando a las exigencias del fútbol argentino, debido a que viene del fútbol estadounidense (NASL) donde la competitividad no es la misma. Sin embargo, quedó demostrado en el partido ante Unión, que su magia sigue intacta y que llegará motivado tras haber convertido un gol. No hay que pasar por alto que no es un rival más. Cvitanich supo convertirle al Granate en más de una ocasión, ni más ni menos que en el famoso 5-0 en cancha de Lanús, en el 2008.

Si bien el ex Boca siempre estuvo acostumbrado a jugar con otro atacante que lo acompañe, parece estar acomodándose bien a la idea que impone el entrenador. Su velocidad y buena pegada, lo hacen un delantero temible del cual la defensa Granate deberá cuidarse.

El equipo de Falcioni dispone de un sólo delantero, pero con el correr de los partidos quedó demostrado que los volantes también pasan al ataque y cualquiera de ellos se convierte en un delantero más. De esta manera, la línea de volantes tendrá que acercarle la pelota a Cvita para que éste no tenga que retrasarse y el equipo no pierda peso ofensivo. 

Cvitanich viene de marcar ante Unión

VAVEL Logo
CHAT