Una gestión muy exitosa
La contratación de Marcelo Gallardo como entrenador fue el gran acierto de la gestión D'Onofrio. Foto: El Gráfico.

Una gestión muy exitosa

Los cuatro años de mandato que tuvo Rodolfo D'Onofrio como presidente de River dejaron como saldo la recuperación económica del club, las mejoras en los deportes amateurs, nueve títulos en el fútbol profesional, el regreso de varios ídolos del club, entre las cosas más destacadas. Mientras que los errores pasaron por ejemplo en algunas incorporaciones que no rindieron y algunos jugadores que se escaparon por no saber renovarles el contrato.

pablo-ochoa
Pablo Ochoa

A partir del año 2014, en River Plate se empezó a respirar otro aire con respecto a lo que vivió en años anteriores. El Millonario tuvo que sufrir el descenso al Nacional B en 2011, producto de malas campañas y pésimos manejos dirigenciales. Pero en 2014 las cosas empezaron a cambiar para bien luego de que Rodolfo D'Onofrio gane las elecciones en River el 15 de diciembre de 2013. Indudablemente comenzó una de las mejores eras de la historia del club la cuál se plagó de logros deportivos y un saniamiento económico que fue excelente.

Lo mejor que tuvo la gestión encabezada por D'Onofrio bajo el eslógan "River vuelve a ser River", fue cómo superó la crisis financiera que dejaron las presidencias de José María Aguilar y Daniel Alberto Passarella. Cuando Rodolfo asumió agarró a la institución con un patrimonio neto negativo que era de 110 millones de pesos, y actualmente el club tiene el mayor presupuesto de su historia con un saldo de 866 millones de pesos en positivo. Gracias a diferentes medidas económicas, River se puso de pie financieramente, a tal punto que D'Onofrio piensa remodelar el Estadio Monumental o hacer uno nuevo, que tenga una capacidad de 90.000 espectadores, mayor al actual que puede tener 61.688. Como resultado de esta buena administración, salió un libro que se llama "River la máquina. Copas. Superávit. Compromiso social", y en la UBA (Universidad de Buenos Aires) incorporaron "El Caso River" en la última materia de la carrera de Ciencias Económicas.

Otro gran logro de la gestión fue el de conseguir que River se acostumbre a salir campeón. El Millonario ganó más de un título en los años 2014, 2015 y 2016. En 2014 el club salió campeón luego de seis años, cuando se alzó con el Torneo Final. También obtuvo la Copa Campeonato 2013/2014 y ganó la Copa Sudamericana, de esa forma obtuvo una copa internacional después de 17 años. En 2015 se quedó con la Recopa Sudamericana, la Copa Libertadores y la Copa Suruga Bank, además de que fue subcampeón del Mundial de Clubes. En 2016 fue bicampeón de la Recopa Sudamericana y ganó la Copa Argentina. Mientras que en 2017 se consagró bicampeón de la Copa Argentina.

Los campeonatos llegaron tanto de la mano de Ramón Díaz (el Torneo Final y la Copa Campeonato 2014) como de Marcelo Gallardo (el resto de los que ganó la gestión de D'Onofrio). Justamente uno de los aciertos del actual presidente del Millonario es el de la contratación del Muñeco Gallardo como entrenador del equipo de primera. La apuesta fue fuerte porque solo llevaba de experiencia dos años como director técnico en Nacional de Uruguay, club al que sacó campeón en ese país. Sin embargo salió bien, y River no se cansó de sumar copas a sus vitrinas.

También, D'Onofrio logró que algunos ídolos futbolísticos regresen al Millonario. Por ejemplo cuando asumió al primer refuerzo que trajo fue a Fernando Cavenaghi, en 2015 retornaron al club Pablo Aimar y Javier Saviola, mientras que en 2016 Andrés D'Alessandro regresó para jugar un año. Además de ellos, figuras notables de la historia de River como Ubaldo Matildo Fillol, Norberto Alonso, Amadeo Carrizo, Enzo Francescoli y Ariel Ortega tienen su lugar en el club en distintos roles, tanto a nivel dirigencial como futbolístico.

El River Camp fue otro logro de esta gestión y también de Gallardo quién fue el mentor de esa idea. Este predio ubicado en Ezeiza fue refaccionado a un nivel europeo y muy a la altura de lo que necesita el club, con instalaciones de primer nivel para confort de los futbolistas. En este lugar ubicado en Ezeiza, no sólo se entrena el plantel profesional sino que también lo hacen las divisiones inferiores. De hecho también en estos lugares se juegan los partidos de Reserva y las divisiones juveniles.

En cuanto a los deportes amateurs, D'Onofrio los sustentó más económicamente y de esta forma obtuvieron resultados positivos. Los más notables fueron el ascenso de categoría que logró el equipo de básquet masculino del Torneo Pre Federal al Torneo Federal, y el hecho de que el equipo de hockey femenino se consagre campeón del Torneo Metropolitano 2016 por primera vez en su historia.

El punto flojo de la gestión de D'Onofrio tuvo que ver con las incorporaciones de algunos refuerzos que no rindieron en el plantel de primera división. Si bien hubo futbolistas que llegaron y se desempeñaron muy bien como Leonardo Pisculichi, Lucas Alario e Ignacio Scocco, por mencionar algunos, otros fueron bastante flojos. Por ejemplo futbolistas Nicolás Bertolo, Iván Rossi, Nicolás Domingo, Milton Casco y Joaquín Arzura, llegaron por sus muy buenas condiciones que mostraron en sus anteriores equipos, pero en el Millonario no pudieron asentarse y encontrarse con su mejor nivel. De todos modos esto es relativo porque muchos hubiesen querido a estos refuerzos por lo bien que jugaban en sus equipos. Pero ponerse la camiseta de River y rendir de la mejor manera no es para nada fácil.

Otra cosa que no anduvo bien en la gestión fue el tema de las renovaciones de algunos contratos. A la Banda se le escaparon futbolistas como Carlos Sánchez, Leandro Chichizola, Carlos Carbonero y otros más por el hecho de que no supieron renovarles sus respectivos contratos. De hecho Carlos Sánchez se quejó públicamente y dijo que no quizo seguir en el club y no piensa volver (con esta comisión directiva) por el hecho de que los dirigentes no quisieron renovarle por tres años (como al resto de sus compañeros) cuando volvió de su préstamo del Puebla de México en julio de 2014.

Más allá de estos últimos puntos flojos, la gestión de Rodolfo D'Onofrio como presidente de River fue muy buena e indudablemente está entre las mejores de la historia del club, por como lo levantó institucional y deportivamente luego de malos años de manejos administrativos ineficientes y sospechados de corrupción. El domingo, los socios del Millonario tendrán la posibilidad de elegir presidente por los próximos cuatro años. D'Onofrio gana las encuestas, pero: ¿Ganará en las elecciones?, probablemente sí.

VAVEL Logo