Un tortuoso camino a marzo
Rostros cabizbajos, una imagen que se repite semana a semana (Foto: La Nación).

Un tortuoso camino a marzo

River no da pie con bola en la Superliga y volvió a perder, esta vez ante Vélez. En el horizonte, se asoman el debut de la Copa Libertadores y la final de la Supercopa Argentina, nada menos que ante Boca. El panorama es oscuro y no se vislumbran mejoras en el corto plazo.

diznico01
Nicolás Diz

Un tropezón más, y van ocho en la Superliga, seis seguidos de visitante. Vélez, que pelea por la permanencia en Primera, le dio otro golpe más a River, que definitivamente no puede aspirar a mucho más en el campeonato que padecer. Fue derrota por 1-0 en Liniers, que evidencia el por qué los números reflejan a la perfección lo que los dirigidos por Marcelo Gallardo plasman en la cancha: 20° de 28 equipos, con 19 puntos cosechados en 17 fechas disputadas, con cinco derrotas en los últimos siete encuentros y 4 puntos de 15 en éste 2018.

Lo más preocupante, además de los números que lo dejan a ocho puntos de Colón, el último clasificando a la Copa Sudamericana 2019, es que el DT dispone de sus mejores jugadores, cambia sistemas, y no encuentra el rumbo futbolístico: los bajones son evidentes, sobre todo en línea defensiva y en el mediocampo. Lucas Martínez Quarta, capitán en Liniers, sigue sin mostrar la solidez que supo tener en su primer semestre en el plantel profesional, luego de su suspensión. En el medio, Enzo Pérez, quien tiene aspiraciones para ir al Mundial, fue expulsado y no aporta el juego que el equipo necesita. Los delanteros, la dupla que pidió Gallardo (Pratto y Scocco), no tienen opciones porque la pelota no les llega clara al área rival. Hay jugadores que perdieron el lugar (caso Nacho Fernández) y los que entran no aprovechan sus chances, caso Nicolás De La Cruz, del cual se espera mucho más.

Lo positivo: Mora y Quintero piden más pista, ya que tienen los recursos para desequilibrar.

Con lo mejor del Plantel (a excepción de Gonzalo Martínez, Ariel Rojas y Jorge Moreira, lesionados), el Muñeco no le encuentra la vuelta y al mal momento en la Superliga (a 24 puntos de la punta), se vienen compromisos claves para lograr la levantada o confirmar este mal momento: el miércoles debutará en la Copa Libertadores, ante Flamengo en Río de Janeiro. El certamen continental es la gran neta para 2018, sin embargo, no puede seguir perdiendo puntos en el torneo doméstico: el domingo recibirá a Chacarita, el siguiente domingo visitará a Patronato y luego, el plato fuerte: el 14 de marzo jugará la Supercopa Argentina ante Boca Juniors, con una estrella en juego. El Superclásico será un punto de inflexión, sea para bien o para mal.

El año empezó torcido, pero hay una base para respaldarse y levantarse. Empezando por el arco y la seguridad que transmite Franco Armani. En la defensa, a Jonatan Maidana, referente e ídolo, se lo nota más lúcido que a Javier Pinola. Camilo Mayada (ya recuperado) y Marcelo Saracchi son los laterales predilectos. En el medio, desde Leonardo Ponzio en adelante, con Juan Quintero y Rodrigo Mora, quienes necesitan más continuidad porque tienen otro cambio de ritmo y aportan variantes para refrescar el ataque.

El resto del equipo oscila en una irregularidad que provoca estos cambioa continuos, con los mismos malos resultados. La cuestión es que se viene la Libertadores y la final con Boca, mientras que River no reacciona. Falta poco para que llegue un marzo cargado de responsabilidades. ¿El momento para despertar o seguir en la pesadilla?

 

 

 

 

VAVEL Logo
CHAT