Marcelo Gallardo y su plantel sumaron el 8vo título en 4 años, nada menos que ante el eterno rival

Con una decisiva actuación de Franco Armani y con Marcelo Gallardo en el banco, River volvió a gritar campeón. En esta ocasión, el Estadio Malvinas Argentinas de Mendoza fue testigo de la victoria de River ante su eterno rival, Boca Juniors, bajo el marco de la Supercopa Argentina. Los goles del Millonario los convirtieron Gonzalo Martínez e Ignacio Scocco.

Marcelo Gallardo y su plantel sumaron el 8vo título en 4 años, nada menos que ante el eterno rival
River obtiene la Supercopa Argentina luego de que se lehabía escapado en dos ocasiones. Esta vez tiene un condimento especial, se laganó a Boca Juniors. FOTO: Web.

River Plate es el supercampeón del fútbol argentino, y esta vez, con un condimento especial, ganándole a Boca por Supercopa Argentina, copa que enfrentaba al campeón del campeonato local con el de la Copa Argentina. El equipo del Muñeco lastimó cuando debía hacerlo y venció al equipo de Guillermo por 2 a 0 con goles de Gonzalo Martínez e Ignacio Scocco. Con una excepcional actuación de Franco Armani y con Leonardo Ponzio, Rodrigo Mora y Jonatan Maidana como ejes del equipo, el Millonario suma su octavo título en 4 años.

El partido comenzó con un Boca más dominante y con mas control del balón, River, sin demasiado juego en sociedad, caía en imprecisiones. Sin embargo, a los 15 minutos, en la primera jugada asociada del club millonario, Nacho Fernández fue derribado dentro del área por Edwin Cardona, luego de una gran pared con Gonzalo Martínez. El mismo 10, que volvía a ser titular luego de estar un tiempo marginado de las canchas por lesión, fue el que se hizo cargo del remate desde los 12 pasos y lleno de confianza, venció la valla de Agustín Rossi.

A pesar del resultado, Boca siguió teniendo el dominio parcial del juego, aunque sin generar verdadero peligro. En ciertos tramos, el partido se convirtió en un cumulo de faltas, generando amarillas para ambos equipos y, como es costumbre en el fútbol argentino, ver a todos reclamando todo. En los últimos minutos, River, sin brillar, despertaba y se acercaba al arco Xeneize, pero por lo menos hasta el entretiempo, el resultado no se modificaría.

El complemento empezaba con una tremenda atajada de Franco Armani, quien fue la figura del partido, y en esta ocasión, evitaba el empate en los pies de Cristian Pavón. Dos minutos después, el arquero Millonario se volvía a convertir en un muro tapando un cabezazo de Paolo Goltz que hubiera sido, sin ninguna duda, el empate de Boca juniors. En la misma jugada, Gonzalo Montiel, quien había terminado con molestias el primer tiempo, salía reemplazado e ingresaba el siempre sacrificado Camilo Mayada. El trámite del partido no se movía demasiado. Boca tenia la pelota, la movía de punta a punta, pero no generaba peligro. River esperaba su oportunidad y cuando la tuvo, vaya que la aprovechó.

A los 23 minutos Armani cerraba una espectacular doble atajada. Primero mano a mano ante Frank Fabra y en el rebote ante Nahitan Nández. La pelota se iba al córner y al momento de ser ejecutado, Ignacio Scocco, quien había ingresado hace un minuto por Lucas Pratto, despejó, corrió toda la cancha y coronó con gol el perfecto contrataque comandado por Ignacio Fernández y la suma de la habilidad de Gonzalo Martínez, quien asistió al ex Newell´s.

Guillermo intentó meter más delanteros quitando a Jara del campo para el ingreso de Ramón Ábila. A pesar de esta estrategia, Boca no puso peligro en el área rival y River, ante su eterno rival, gritaba campeón tras el pitido final. River y Gallardo, una vez más, amargaron a Boca por los puntos.

Los goles