Despacio y en silencio

Godoy Cruz es la sorpresa en la Superliga y se encuentra segundo con 43 puntos, a siete unidades del puntero Boca. El año pasado terminó afuera de las zonas de copas y ahora se encuentra en clasificación directa a la Libertadores 2019.

Despacio y en silencio
Todos los abrazos de ilusión de los jugadores tombinos en el triunfo contra el Ciclón.

¿Cambió el chip a comparación del año pasado?¿Sueña con arrebatarle el campeonato a un grande como el Xeneize?¿Clasifica a su cuarta Libertadores en su historia?. Es una serie de preguntas justas para este excelente momento que está atravesando Godoy Cruz y con un técnico en su primera experiencia como Diego Dabove, que llegó para reemplazar a Mauricio Larriera y con su flamante entrenador, otra vez el conjunto mendocino volvió apostar a un adiestrador joven sin recorrido, ya antes había sucedido con Jorge Almirón, Martín Palermo, Gabriel Heinze, entre otros. Se puede decir que hicieron su primeros pasos en Mendoza y después despegaron en su trayectoria.

El nombramiento de Dabove fue un nombre en conocer las inferiores a la perfección y promovió varios juveniles al elenco superior entre ellos: Agustín Manzur, Tomás Badaloni, Valentín Burgoa, Brian Alferez, Ezequiel Bulloaude, Leandro Lencinas, Lucas Agüero, son los debutantes o tuvieron su primer contacto con la primera división. El ex arquero de Racing le sacó el mejor jugo posible a Pol Fernández- relegados por los anteriores técnicos y siendo recambio de Gastón Giménez- y trayendo dos jugadores en perfil bajo como Diego Riolfo -sin continuidad del Necaxa- y Jalil Elías -sin rodaje en Newells-.

En el arco se encuentra un arquero sólido como Leonardo Burián y en la defensa Tomás Cardona habla el mismo idioma con Diego Viera, en los laterales por derecha Luciano Abecasis y por la izquierda el veloz Fabrizio Angileri. En el medio el "motorcito" Elías y acompañado de Juan Andrada al principio, hoy el volante puntano está lesionado y una de las principales características del cuerpo técnico es leer bien los partidos previos. El pasado domingo Agustín Verdugo apareció para cortar los circuitos de juego de San Lorenzo y Verdugo reemplazó a Walter Serrano.

En la delantera, el tridente de fuego con Ángel González por derecha, en el centro el goleador Santiago García y por izquierda el hijo del viento Juan Fernando Garro. En el encuentro cerrado contra Arsenal estuvieron ausentes Garro y García, ahí fue la prueba de fuego para superarla y se sufrió, pero el Expreso se quedó con tres puntos de oro.

Las recientes jornadas frente a Rosario Central, Colón y con el Ciclón había otro desafío para saber a que apunta este equipo contra elencos competidores para ingresar a una copa, ahí Godoy Cruz aprobó todos los exámenes y sacó chapa para volver a disputar la Libertadores. También saldó la deuda pendiente de conseguir puntos de visitante y por el momento marcha invicto, empató con: Patronato y River, venció a Central, Estudiantes y San Lorenzo.

Chapeau para el brillante trabajo dirigencial encabezado por José Mansur acompañado del vicepresidente Alejandro Chapini y también no hay que olvidarse del padre de la criatura Daniel Oldrá. A comparación de los cinco grandes no tiene muchos nombres de experiencia y si con hambre de gloria para quedar en la historia de la institución; todos ellos son del culpable de la revelación tombina y lo importante en un deporte es la unión, esa palabra encaja perfectamente para los jugadores del Tomba y siempre alentando a los once en entrar a la cancha acompañado de los siete suplentes.

En el corriente año solamente perdió un solo compromiso sobre la hora con Racing Club y sumó 23 unidades en el presente 2018. El objetivo es ingresar a otro certamen internacional y está a un paso de conseguirlo, le gustaría esperar otro tropezón del puntero del certamen para dar el batacazo en el fútbol doméstico y gritar por primera vez campeón en la máxima categoría.

Otro de los factores claves en esta revolución es la buena preparación física de los jugadores a cargo de Jorge Pidal y no es para menos en el recinto vuelan, no hay nadie quien los detenga. En fín aplausos señores, el hincha simpatizante o neutral está totalmente sorprendido por este campañón y no puede creer la brillante campaña realizada por el momento.

Como dice Colin Powell: "Un sueño no se hace realidad mágicamente: se necesita voluntad, determinación y trabajo constante", por eso los hinchas de Godoy Cruz están viviendo un sueño del que no quieren despertar.