¡Solo queda por decir gracias!

Godoy Cruz no tendrá chances de salir campeón por la consagración de Boca y el equipo bodeguero se ganó el cariño y la admiración de todo el país. El Expreso luchó hasta el final y dejó la vara alta pensando en lo que se viene.

¡Solo queda por decir gracias!
La unión y el compromiso fue clave de este brillante primer semestre tombino. Foto: Club Godoy Cruz

Despacio y en silencio, fue el campañón realizado por Godoy Cruz y quedando en las puertas de dar la vuelta olímpica, donde quedó ahí cerca. Los hinchas tombinos no tienen nada por reprocharle a este plantel y con sus 53 puntos es su mejor performance en la máxima categoría en diez años ininterrumpidos en la élite del fútbol argentino y con el objetivo cumplido: en el 2019 lo espera disputar nada menos que su cuarta Copa Libertadores y los simpatizantes empiezan a renovar el pasaporte con tiempo.

La pregunta sería: ¿quiénes están detrás de todo esto?, la respuesta es simple y clara, un grupo de trabajadores y luchando todos por el mismo sueño; desde los cancheros, dirigentes, jugadores de turno y cuerpo técnico, además de los allegados al plantel y por eso hay una serie de factores importantes a mencionar.

Cuerpo Técnico comprometido. El nombramiento de Diego Dabove, quien sumó su primera experiencia como adiestrador de un elenco superior y su excelente paso por Reserva fue clave. Dabove se hizo cargo del equipo en enero y en lugar de Mauricio Larriera, el ex arquero de Racing se propuso en la cabeza un claro objetivo: ingresar a un certamen internacional y lo logró a tres fechas del final.

También saldó la deuda pendiente en conseguir puntos en condición de visitante y en escenarios complicados, casos como en Rosario frente a Central y triunfo 2 a 1; el Nuevo Gasómetro y goleada histórica contra San Lorenzo 5 a 0, empate valioso en el Monumental con River 2-2. El entrenador bodeguero consiguió el 80% de efectividad por el momento y solamente perdió un encuentro, fue en el Malvinas Argentinas contra Racing en el último minuto (11 partidos ganados-tres empates y una sola derrota); con la meta ya cumplida soñaba con soplarle el campeonato a Boca y estuvo a un paso de dar el batacazo.

Además de todos esos ingredientes, están los ayudantes de Dabove con experiencia en su currículum. Walter Ribonetto con pasado en Lanús, Ever Demalde clasificando con Arabia Saudita al Mundial 2018 y Jorge Pidal preparador físico de la Selección de Paraguay con Ramón Díaz.

La unión y la fortaleza fue importante. Ese punto fue fundamental en el actual semestre, no vieron mucha acción Leonel Galeano, el experimentado marcador central o Sebastián Olivares, ambos titulares claves para Larriera. En el presente año no tuvieron demasiados minutos y sin embargo eran uno más en el plantel apoyando a los once titulares y a los siete suplentes; todos tirando para adelante y aconsejando a los compañeros con rodaje.

Los refuerzos aportaron su calidad. Diego Riolfo proveniente de Necaxa y Jalil Elías llegado de Newells fueron las dos caras nuevas en el plantel. Riolfo no tuvo continuidad y Elías fue la revelación porque venía sin chances de La Lepra. Parece que en el Tomba encontró su lugar en el mundo; el volante mixto fue un "motorcito" en la mitad de cancha y junto a Juan Andrada se complementaron bien.

Un arquero con el tiempo afianzado. Leonardo Burián llegó cuestionado de México y tenía la complicada tarea de reemplazar a Rodrigo Rey. En el comienzo, el portero uruguayo fue criticado por sus pobres actuaciones y con el correr de los cotejos se fue afianzando y siendo pieza clave en Godoy Cruz. Como se dice habitualmente un guardameta gana partidos y al oriental le quedó ese apodo en su trayectoria, en junio vence su préstamo y la dirigencia buscará renovarlo por un año más.

Solidez defensiva. Diego Viera y Tomás Cardona fueron piezas destacadas en la presente temporada. Cardona, quien era suplente de Galeano y no tenía minutos, lo encontró gracias a Diego Dabove y su nivel fue de menos a más.

Parece que Viera encontró en el ex San Lorenzo otro zaguero para hablar el mismo idioma y no lo venía logrando desde la salida de Danilo Ortíz. Una de las grandes virtudes de la dupla fue su poderío en el juego por arriba y por abajo fueron impasables.

Laterales polifuncionales. Fabrizio Angileri por la banda izquierda y Luciano Abecasis por la derecha, ambos se cansaron de correr sus costados. Laterales con gol y con gran proyección en ataque para ubicarse en ofensiva.

El reemplazo de Giménez estaba en el banco. Uno de los dolores de cabeza a principio de temporada fue la partida de Gastón Giménez a Estudiantes de La Plata y su lugar fue ocupado por 'Pol' Fernández. El ex hombre de Boca lo reemplazó de gran nivel a Giménez y en su clásica ubicación de "diez" asistió y convirtió goles de gran factura (Racing y Estudiantes respectivamente), la creación del Tomba pasa por sus pies y se hace cargo de la pelota parada, un arma de doble filo para el Expreso junto a Angileri.

Todo lo que toca es gol. El goleador actual con 16 goles en la Superliga es Santiago García. Durará poco en el Expreso con el buen rendimiento mostrado y más siendo el capitán de este equipo sensación; el charrúa ya se ganó un lugar en el corazón del hincha del Expreso y es la primera ovación en cada presentación de local.

El fin de semana pasado convirtió dos goles importantes en el triunfo con Argentinos y superó a Rubén Ramírez como máximo goleador del club mendocino. La ilusión de todos es que se quede para disputar la Libertadores y hoy, su futuro es una incógnita.

Los extremos dan que hablar. Juan Fernando Garro por la izquierda y Ángel González por la derecha son imparables. Garro aportó goles y una gran dupla en ofensiva con el "Morro" García, hasta la lesión del "tunuyanino" era explosiva y mientras tanto González con su velocidad 4G y con apariciones justas en el momento indicado fue clave para llegar a instancias finales.

Vamos los pibes. Los jugadores canteranos tuvieron sus chances y no la desaprovecharon Brian Alferez, Agustín Manzur, Agustín Verdugo, Agustín Aleo, Valentín Burgoa, Lucas Agüero, Juan Cruz Bolado, entre otros; tuvieron sus primeros contactos en Primera. Todos conocidos por Diego Dabove por su pasado por la Reserva y la mayoría firmó su primer contrato profesional con la institución.

Brillante trabajo dirigencial. Uno de los pocos clubes que no tiene deuda en AFA es precisamente Godoy Cruz y de la mano de José Mansur -presidente- acompañado de Alejandro Chapini -vicepresidente- y toda la cúpula dirigencial está haciendo un trabajo extraordinario. Para sacarse el sombrero los dirigentes mendocinos y su gran labor en el día a día hicieron que todo esto fuera posible con trabajo silencioso que a la larga va a dar sus frutos.

La cabeza de Oldrá. Nadie se quiere olvidar del ídolo de la casa como es Daniel Oldrá y sus pensamientos. A la hora de mirar jugadores desconocidos o técnicos sin experiencia, la opinión del Gato es importante y vale un párrafo aparte para el ex defensor central de River.

La vara alta y el respeto de los demás. Sin lugar a dudas la actual excelente temporada ilusiona de cara a lo que se viene donde el Tomba intentará colarse en los primeros puestos para seguir dando que hablar entre los conocidos "grandes". La admiración de los rivales, entre otros, se ganó un lugar que ahora todo el mundo sabe quien es Godoy Cruz y a que apunta este conjunto mendocino.