A 12 años del ascenso a Primera División

El 20 de mayo del 2006, Godoy Cruz hizo historia y llevó al fútbol mendocino a la élite del fútbol argentino. El Expreso del Chocho Llop venció 3 a 1 a Nueva Chicago con goles de Giménez (2) y Villar, y escribía una nueva página a su rica historia.

A 12 años del ascenso a Primera División
Día de gloria para la familia tombina. Foto: Diario Uno

Lo que tanto habían esperado por años. Desde 1974 que no lo lograba y lo consiguió. Y lo hizo con esfuerzo, con agonía, entregando todo y con un arquero espectacular: Sebastián Torrico fue clave y salvó varias jugadas clave. Así, y con goles de Villar y dos de Giménez (había igualado Carranza), Godoy Cruz derrotó a Chicago y ascendió a Primera. Después de 32 años y de doce en la segunda categoría del fútbol argentino. 

El choque de ida había finalizado en empate y la llave estaba abierta. Desde el arranque ambos mostraron sus intenciones y tuvo ritmo vertiginoso. Los dos tenían con que, y fue tanta la paridad que recién se definió en el alargue con los goles del Tanque que hicieron delirar a más de 40 mil personas que colmaron el Malvinas para ser testigos del ascenso del Tomba del Chocho Llop. 


Esa noche, el once bodeguero estuvo conformado por Sebastián Torrico; Gonzalo Prósperi, Gustavo Bordicio, Jossimar Mosquera y Silvio Duarte; Matías Arce, Mariano Torresi, Gastón Martina y Diego Villar; Enzo Pérez y Daniel Giménez. Pero también tenía jugadores de la talla de Nelson Ibáñez, Mauro Poy, Jorge Torres, Darío Salomón y Alejandro Abaurre, y a Daniel Oldrá como su ayudante de campo. 

El 20 de mayo del 2006, el Expreso ascendió a Primera División tras superar a Nueva Chicago en una fría noche en el estadio Malvinas Argentinas. En el cotejo de vuelta, el Bodeguero se impuso por 3 a 1 pero tuvo que hacerlo en el alargue. El 1 a 1 en los 90 minutos, con goles de Villar para Godoy Cruz y Carranza para Chicago, forzó 30 minutos más de juego. El encargado de romper el empate fue Daniel "El Tanque" Giménez, quien desniveló y marcó dos goles para el delirio de la Bodega y el festejo del ascenso. 

Ya transcurrieron 12 años desde aquella emocionante jornada. Después vino un descenso con vuelta inmediata, hubo Libertadores, Sudamericana, peleó por campeonatos, pero nada va a igualar lo sucedido aquel 20 de mayo de 2006, porque ese día, el Tomba se unió a la élite del futbol argentino y se volvió grande.