Entrenador de Inglaterra 2018: Gareth Southgate y una apuesta por la renovación generacional

El directo técnico asumió en noviembre de 2016 y a pesar de que lo criticaban por tener una actitud de "tipo blando", tomó una sorpresiva decisión al no convocar más a Rooney, Hart y Wilshere, futbolistas de gran experiencia en la selección.

Entrenador de Inglaterra 2018: Gareth Southgate y una apuesta por la renovación generacional
Southgate se inclina por la sangre joven y el futuro. | Foto: Getty Images

Gareth Southgate llegó al cargo como entrenador de la selección mayor de Inglaterra en noviembre de 2016 tras lo que fue el fracaso de la Eurocopa de Francia. El principal cambio que introdujo en el equipo fue un recambio generacional que se cargó a jugadores experimentados y referentes como Wayne Rooney y Joe Hart.

Cuando asumió, fue juzgado como una persona no preparada para el puesto por su imagen de 'tipo blando' que le cuesta decir que no. Pero para sorpresa de todos, no le tembló el pulso para decidir que Rooney ya no era una opción viable para el ataque de Inglaterra (el delantero es el máximo goleador histórico de la selección). Luego, Joe Hart y Jack Wilshere, sufrieron la misma suerte al quedarse afuera de la lista de 23 para el Mundial de Rusia 2018.

Southgate introdujo métodos de trabajo innovadores en los entrenamientos e incluso “copia” técnicas del consagrado estratega, Pep Guardiola. Con un sistema táctico de 3-1-4-2, su idea para ganar los partidos es a través de la posesión de la pelota buscando los espacios y esperando el momento justo para lastimar el rival.

Algo llamativo de su modo de trabajo es que, en la preparación para la cita mundialista, a cada jugador le preparó una carga de entrenamiento personalizada, acorde con la cantidad de encuentros disputados durante esta temporada.

Para demostrar que el entrenador de 47 años está en todos los detalles, acordó con el plantel que durante los almuerzos y cenas ninguno tendrá su celular para fomentar y fortalecer la relación entre el grupo. 

Como se mencionó anteriormente, Southgate fue presentado como entrenador de los Tres Leones a fines de 2016. En su camino a Rusia, su selección compartió el grupo F con Eslovaquia, Escocia, Eslovenia, Lituania y Malta. Ganó la zona sin demasiadas complicaciones: en 10 partidos jugados ganó 8 y empató 2; finalizó con 18 goles a favor y tan solo 3 en contra.

Con esta apuesta por la sangre joven entre las filas del combinado inglés, buscará consagrarse campeón del Mundial y así poner fin a una sequía de títulos que lleva ya 52 años.