Camino a Rusia de Nigeria 2018: África queda chica

Nigeria es el favorito de los africanos para llegar lejos en el mundial, aunque no tiene estrellas como Salah, espera poder pasar el grupo más complicado.

Nigeria es el tercer y último rival de Argentina en la zona del grupo D, el conjunto dirigido por el alemán Gernot Rohr posee el plantel más joven de todo el Mundial de Rusia, pero un dato aún más importante es que fue la primera selección africana en clasificar al torneo.

Conformada por varios trotamundos, las 'Súper Águilas', buscarán la clasificación a octavos y más en el torneo más importante de fútbol del mundo. 

La clasificación de la CAF, Confederación Africana de Fútbol, divide en cinco grupos a los 20 países que buscan un lugar en la clasificación al Mundial brindando solo un pasaje directo por grupo. El grupo en el que se encontraba Nigeria estaba conformado por Zambia, Camerún y Argelia, sin dudas el grupo más difícil. 

El primer partido se disputó en octubre del 2016, contra Zambia y el resultado fue favorable para los dirigidos por Rohr con un resultado de 2-1, los goles fueron de Iwobi y Iheanacho, ambos jugadores de la Premier League y figuras de la selección nigeriana. 


En el segundo encuentro contra Argelia, un rival duro que había sabido complicar a la campeona Alemania en octavos de final en el Mundial de Brasil, se impuso con un contundente 3-1 y aquel día los goles también los marcaron jugadores de la Premier League, pero esta vez fueron Mikel y Moses por duplicado.

Contra Camerún sería el último partido de la primera rueda, también lo concluiría con un triunfo. Un más que contundente 4-0 con goles de Ighalo, Moses, Iheanacho y Mikel daría casi asegurada la clasificación al Mundial de Rusia 2018 para las 'Súper Águilas'.

En la segunda rueda se encuentran dos empates contra Camerún y Argelia ambos por 1-1, los goles serian marcados por Simon y Ugochukwu. Pero el partido que le daría la clasificación a Nigeria sería el 1-0 sobre Zambia, con gol de Iwobi. 

De esta manera el conjunto dirigido por Rohr se clasificaría con 14 puntos, ningún partido perdido, ocho goles en contra y 14 goles a favor como la primer y mejor selección africana en clasificarse al Mundial de Rusia.