Bélgica venció a Japón y espera por Brasil

Bélgica venció a Japón y espera por Brasil

El seleccionado dirigido por Roberto Martínez caía por 2-0 ante Japón con goles de Haraguchi e Inui, pero aparecieron Vertonghen, Fellaini y Chadli para darle la victoria a los 'Diablos Rojos' que consiguieron el boleto a cuartos de final en la última jugada del partido.

nicolas-gonzalez
Nicolas Gonzalez

El Mundial ha dado grandes espectáculos en cuanto algunos partidos que se han definido en los últimos minutos y esta no fue la excepción. En la cual, Bélgica que caía por 2-0 en los primeros minutos del segundo tiempo logró reponerse y sobre la hora revirtió el resultado por 3-2 con goles de Jan Vertonghen, Marouane Fellaini y Nacer Chadli. Con este resultado que permitió el avance a los cuartos de final, los Diablos Rojos se enfrentarán a otro candidato como Brasil.

El comienzo del partido ya mostraba a un equipo diferente en Bélgica quien había apostado a una formación alternativa en el último encuentro ante Inglaterra, otra de las selecciones clasificadas. Japón le jugó de igual a igual en el primer tramo, donde se dieron algunas ocasiones a su favor como un remate de Shinji Kagawa antes de llegar al minuto de juego. El seleccionado nipón tuvo la intención de dominar el partido y de romper el pronóstico que daba al conjunto europeo como el favorito.

Si bien, los dirigidos por Roberto Martínez transformaban su esquema y se visibilizaba una línea defensiva compuesta por cinco jugadores, el rival permitió que el dominio comience a ser más pronunciado y este sistema se modifique. Debido a esto, los belgas comenzaron a llevar a su oponente a su propio arco, casi al punto de asfixiarlo con numerosas aproximaciones pero los errores se hicieron presentes en la última línea.

Con las situaciones que propuso Bélgica y que no llegaban a tener peligro, el ritmo comenzó a apaciguarse. Japón aprovechó esto, además del mal cálculo defensivo del rival y comenzó a circular la pelota con la subida de sus laterales para aumentar el número de jugadores en campo contrario. Los cambios de frente hacían sufrir al equipo europeo y los nipones se animaron con Takashi Inui como protagonista, aunque el marcador no se movió en los primeros 45 minutos.

La segunda parte tuvo un arranque totalmente diferente ya que dos goles en cinco minutos le daban otro panorama al desarrollo del partido. Apenas había sonado el pitazo inicial y a los tres minutos, Genki Haraguchi ponía el 1-0 con un remate cruzado. Japón, no se conformó con esto y al minuto siete apareció Takashi Inui, quien ya avisaba en el primer tiempo con su presencia. El volante asiático estiró la ventaja en el marcador con un remate fuera del área y que nada puso hacer Thibaut Courtois.

Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Estos dos goles significaron un duro golpe para la selección favorita. A partir del 0-2, comenzó la desestructuración en las líneas y las individualidades no podían resolver este problema. Pases sin destino, el desorden grupal y los nervios fueron protagonistas durante un buen tramo del partido. Ante esto, y los problemas defensivos que se presentaban cada vez más en Bélgica, Martínez decidió realizar dos cambios –Chadli y Fellaini por Mertens y Carrasco-.

Al minuto 24, la pelota parada comenzaba a ser un factor fundamental en el juego belga. Tras un mal rechazo de los nipones en un tiro de esquina, el defensor Vertonghen marcó de cabeza el descuento en Rostov. Cinco minutos más tarde, los europeos decretaron el empate con una jugada similar; tiro de esquina que fue rechazado, centro al área y ahí apareció Fellaini con un cabezazo para emparejar las cosas en esta serie de octavos de final.

El empate le significó un duro revés para el seleccionado asiático que intentó responder pero que no llegó a concretar sus chances. Japón, que jugaba con la mente en el alargue, terminó de soñar en la última jugada del partido. Un tiro libre que parecía sencillo derivó en un córner a favor de los nipones. Esa jugada parecía ser la que marcaba el final del tiempo reglamentario pero un rápido contragolpe de Bélgica dio la estocada final. Con un Kevin de Bruyne como conductor y el aporte de Thomas Meunier y Romelu Lukaku, todo derivó a Chadli quien definió frente al arco en el desenlace del partido y generó la euforia de todos los ‘Diablos Rojos’.

Foto: Getty Images

Luego, ya no hubo nada que cambiar, el tiempo no daba para más. Bélgica pudo revertir el resultado ante un Japón que culminó con su sueño de avanzar por primera vez en su historia a los cuartos de final. Un resultado que beneficia al seleccionado dirigido por el español Roberto Martínez y que lo deja bien ubicado de cara al futuro de esta competencia. Sin embargo, nada está dicho y esto deberá ratificarse en lo que será un gran partido ante Brasil. En lo que será un duelo de candidatos. 

VAVEL Logo