Las finales de Les Bleus

Francia disputará su tercera final de una Copa del Mundo, la tercera en los últimos 20 años. Ganó la primera, con una gran goleada ante Brasil; cayó en la segunda, por el azar de los penales, ambas con Zidane como protagonista.

Las finales de Les Bleus
Zizou, héroe en el ´98, fin de su carrera en ´06 (Fotomontaje).

Francia está a una victoria de alzar su segunda Copa Mundial de la FIFA, con un plantel con varias estrellas que confirmaron lo que los pronósticos estimaban: un candidato que fue de menor a mayor y sin mayores dificultades, alcanzó el derecho de jugar el último partido, este domingo en el estadio Luzhniki de Moscú, ante la sorprendente Croacia. Les Bleus tienen la presión, dado que su historia reciente cuenta con pergaminos que vamos a destacar.

En Francia 1998, los organizadores de la Copa del Mundo, hace exactamente 20 años, obtuvieron la gloria mundialista por primera vez en su historia, tras haber quedado afuera de la definición en 1958, 1982 y 1986. En el ´98, Los Galos jugaron su primera final del Mundial (ya había sido sede en la edición 1938) tras haber ganado el Grupo A con puntaje perfecto (venciendo a Sudáfrica, Arabia Saudita y Dinamarca), en 8vos vencieron a Paraguay con gol de oro, en cuartos superaron por penales a Italia y en la semifinal, derrotaron por 2-1 a Croacia, justamente rival de la final. Del otro lado, aparecía el imbatible Brasil de Ronaldo, Rivaldo, Bebeto, entre otros cracks. La Verdeamarelha defendía el título logrado en 1994, sin embargo, Francia llegaba con hambre de alzar el trofeo que le faltaba y lo logró aquel 12 de julio de 1998, ante un Stade de France con más de 80.000 espectadores: goleada por 3-0, con doblete de Zinedine Zidane, ambos de cabeza, y el restante de Emmanuel Petit.

Aquel equipo dirigido por Aimé Jacqet, que contaba con la presencia de David Trezeguet en el plantel, salió a la cancha a ganar el Mundial así: Fabien Barthez; Lilian Thuram, Marcel Desailly, Frank Leboeuf, Bixente Lizarazu; Didier Deschamps, Christian Karembeu, Petit, Zidane, Youri Djorkaeff; Stephane Guivarch. El capitán era Deschamps, que es el actual entrenador, que buscará igualar la marca de Mario Zagallo y Franz Beckembauer: ser campeón del mundo como jugador y DT.

Deschamps y la Copa del Mundo (Foto: La Francia Nel Pallone).
Deschamps y la Copa del Mundo (Foto: La Francia Nel Pallone).

Ocho años después de haber alzado la gloria, Francia tuvo otra gran oportunidad de alcanzar el bicampeonato mundial en Alemania 2006. Poniendo en contexto: Les Bleus, tras ganar el Mundial 1998, ganaron la Eurocopa 2000 y la Copa Confederaciones 2001, y llegaban como grandes candidatos en el Mundial de Corea-Japón 2002, sin embargo, quedaron afuera en primera ronda (eliminados por Senegal) y luego terminaron afuera prematuramente de la Euro 2004. Aún así, el equipo europeo tenía chapa de candidato, con referentes del ´98 como Barthez, Thierry Henry, Zidane y Thuram. En este Mundial en territorio teutón, los franceses terminaron segundos su zona (empate ante Suiza y Corea del Sur, una sola victoria, frente a Togo), derrotaron a España en octavos, eliminaron a Brasil (campeón en 2002) en los cuartos, y en la semi, vencieron a Portugal (al igual que en Rusia 2018, en 2006 terminaron cuatro europeos entre los cuatro mejores). En la final, aguardaba Italia, que llegaba con una gran abstinencia de títulos mundiales, que no lograban desde 1982.

El 9 de julio de 2006, en Berlín, se disputó la finalísima entre la Azurra y Les Bleus, y fue dirigida por el árbitro argentino Horacio Elizondo, que también había dirigido el partido inaugural, lo mismo que ocurrirá en Rusia con Néstor Pitana, designado para el primer y último encuentro de la Copa del Mundo. Ganaba Francia gracias  a una ejecución magistral de Zidane, de penal, picándosela a Buffon. No obstante, Italia iba a reaccionar y empataba, por medio de un cabezazo certero de Marco Materazzi. Tras igualar 1-1 en los 90 minutos reglamentarios, se disputaba el tiempo suplementario, y al minuto 110, se producía un hecho que iba a quedar en la historia de los Mundiales: Zidane fue expulsado por un cabezazo al pecho de Materazzi, al recibir un insulto del italiano. La imagen de Zizou yéndose cabizbajo al lado de la Copa se hizo viral. El partido finalizaba así y todo se decidía por penales: se patearon nueve remates y solo uno falló, Trezeguet, que estrelló su derechazo al travesaño. Fabio Grosso marcó el tanto final para que Italia gane la serie por 5-3 y alcance su cuarta estrella mundialista. Francia se quedaba con la medalla plateada, y con el retiro de Zidane.

Foto: FIFA.
Foto: FIFA.