De ser el mayor, a ser el pinchado
Foto: Prensa Boca Juniors

El partido entre Boca y Estudiantes dio comienzo a partir de las 15:30 horas donde uno buscó seguir en racha histórica y el otro equipo buscaba revertir la situación obtenida en la primera fecha. El resultado final, de 2 a 0, fue a favor de los platenses debido a que supieron como atacar ordenadamente y no desesperarse, así como también ser más efectivo a la hora de marcar. 

El equipo de Guillermo Barros Schelotto no pudo mostrar su mejor versión en el Centenario quilmeño este lunes. Y la tarde comenzó rápidamente a mostrar malas señales cuando Cardona sufrió una molestia e Izquierdoz debió ser reemplazado por Goltz en los primeros cinco minutos del encuentro.  

La intensidad desplegada por el Pincha generó que las mejores acciones de los auriazules llegaran a partir de transiciones rápidas o a través de la pelota parada. Dentro de un partido friccionado, con piernas fuertes y muchos reclamos, Más y Nández tuvieron las más claras en el primer tiempo, pero no pudieron abrir el marcador.  

También forzó un trámite trabado y friccionado, que Abal no supo controlar con las tarjetas. Por ejemplo, Apaolaza debió haber sido expulsado cuando proporcionó un planchazo al jugador xeneize Nández. 

Guillermo se olvidó del falso 9 y se acordó del 9 nativo 

Guillermo Barros Schelotto movió el banco para modificar la tendencia: tiró al abismo la teoría del "falso 9", función que cumplió sin éxito Mauro Zárate, y le devolvió el ariete al equipo con el ingreso de Ramón Ábila. Y de ahí pudo sumar la velocidad de Sebastián Villa, quien tuvo una oportunidad clara, que tapó Andújar. 

El segundo tiempo fue todo del local. Andrada ya había tenido trabajo cuando a los 12 minutos, y en una jugada "de la casa", la peinó Lugüercio y Noguera abrió el marcador de cabeza tras un córner. Pero la cosa quedó liquidada cuando Pellegrini selló una linda jugada con el 2-0. Desconocido, el Xeneize no pudo llegar casi nunca con peligro al arco Pincha y el partido se terminó con victoria en favor de Estudiantes.  

La escuadra platense fue el verdugo del conjunto azul y oro en la segunda fecha del torneo argentino y le puso fin a esos 617 días en los que el conjunto de Guillermo Barros Schelotto vio a todos desde lo más alto del fútbol doméstico. 

Con este resultado, Boca Juniors se ubicó en la doceava casilla con tres unidades; mientras que Estudiantes de La Plata se posicionó quinto con la misma cantidad de puntos, pero con mayor diferencia de gol en la Superliga Argentina. 

VAVEL Logo