En medio de la reforma ya conoce su grupo
Foto: Fox Sports.

En medio de la reforma ya conoce su grupo

Después de haber presentado a su nuevo manager y buscando nuevo DT para luego ir por algunos refuerzos, Boca Juniors ya conoce a qué grupo pertenece para la Libertadores 2019 y quienes son sus rivales.

ariel-acostamontero
Luis Ariel Acosta Montero

Boca buscará el resarcimiento en 2019 y ya sabe cuáles serán sus rivales en el próximo número de la Copa Libertadores de América. El Grupo G ha sembrado Xeniza y, en teoría, no tiene una zona demasiado exigente en busca de la ronda 16.

El primer rival del grupo G que salió en el sorteo fue Atlético Paranaense, campeón de la Sudamericana y rival de River en la Recopa, que tiene a Lucho González como referente y capitán. En segundo lugar, el papelito anunció a Jorge Wilstermann, que obtuvo el Apertura 2018 en Bolivia y juega a más de 2 mil metros sobre el nivel del mar.

El último adversario será Deportes Tolima, el ex equipo de Wilmar Barrios y Sebastián Villa, quien formó parte del equipo campeón de la Liga Águila 2018 a mitad de año.

¿Pero porque es un grupo viable para el Xeneize?

Atlético Paranaense es un equipo que se hace muy fuerte cuando juega de local. Tiene césped artificial, que es más rápido. Mueven muy bien la pelota y es realmente difícil ganar en Curitiva. El problema que afronta el Paranaense es que tras haber ganado la Sudamericana, se están llevando a sus mejores jugadores, como Pablo, su delantero más importante.

También cabe subrayar que el conjunto brasileño está por debajo del nivel azul y oro en cuanto a nivel internacional, siendo por primera vez que logra llegar tan lejo en un certamen intercontinental y ganarlo. Además se tiene que adaptar a los jugadores que les queden o lleguen a entrar como nuevas figuras para mantener la misma idea de juego.

Mientras que Jorge Wilstermann tiene una forma de juego muy compacta, con una defensa muy firme. Pochi Chávez, el ex Boca, es por lejos, es el mejor jugador del campeonato boliviano y el referente indiscutible del equipo. Otro futbolista destacado es Arnaldo Giménez, el arquero, una muralla.

Si observamos la campaña de Boca en la última Libertadores, no  ha tenido mayor inconveniente con los elencos que ostenta una técnica defensiva, como ser en el caso del Palmeira. En dicho partido contra los de Bolivia se puede esperar que al pasar el tiempo pueda romper con dicha marca y poner su efectividad goleadora.

Por último, pero no menos importantes, debido a que es el ex equipo de los colombianos Barrios y Villa, Tolima propone un fútbol físico, aguerrido y compacto, pero a su vez siempre intenta jugar un lindo fútbol y le gusta tomar el protagonismo de los partidos. Cuando el Tolima juega de local se hace muy fuerte y cuando juega de visitante suele hacer buenos partidos a pura entrega. Ante Boca se darán muy lindos partidos, pero el elenco de la ribera no podrá confiarse porque es unos de los rivales que puede sorprender a muchos.

¿Cuando el Xeneize podría volver a ver a su clásico antagonista?

Unas de las preguntas que siempre se hizo antes durantes y pos sorteo de la Copa Libertadores 2019 es cuando se podría dar un nuevo superclásico entre Boca Juniors y River; pues para ellos hay que esperar, eventualmente, en la fase eliminatoria donde se podría dar de la siguiente manera dicho enfrentamiento:

Si River y Boca concluyen en la misma posición de su zona (los dos en el primer lugar o en el segundo), sólo podrían cruzarse a partir de los cuartos de final, debido a que los octavos de final se sortean y en esa instancia se medirán los ocho primeros contra los ocho segundos.

Claro está que si en ese sorteo, millonarios y xeneizes terminaron ubicados en sectores opuestos de la llave, como sucedió en la Copa Libertadores 2018, el superclásico sólo llegaría en la definición del título a un partido.

Pero si uno termina primero y el otro segundo de su grupo, podría haber superclásico en octavos de final, con un 12,5 % de chances de acuerdo con lo que indique el sorteo. Aquí hay similitudes respecto del punto 1: si Boca y River son sorteados en lados distintos del cuadro, se encontrarán exclusivamente en la final, por disputarse en Santiago de Chile.

De esta forma queda en claridad que puede haber un superclásico de ida y vuelta dentro la argentina y sino una revancha para todos, tantos para los clubes, como los fanáticos y demás personas en donde se volvería disputar una super final nuevamente fuera de la Argentina; pero más cerca porque se sabe que será en Chile.

VAVEL Logo