Balance de las primeras jornadas 
Pipo alteró muy poco la base titular. ¿Seguirá el mismo equipo? (Foto: Tigre Oficial).

Balance de las primeras jornadas 

Tigre lleva cinco partidos jugados en la Primera Nacional, con 8 puntos de 15 logrados. Si bien no está lejos de la cima, el Matador necesita más de sus talentosos. 

diznico01
Nicolás Diz

Nadie dijo que el camino sería fácil. Más bien, todo lo contrario. Luego de 12 años, Tigre volvió a la ardua tarea de lograr el ascenso a la máxima categoría, con rivales con el mismo objetivo y que complican las cosas. De hecho, solo hay un ascenso directo y para eso hay que ganar el grupo y ganar la final ante el ganador del otro grupo. El otro cupo lo ganará quien obtenga el Reducido. 

En esta Zona 2, el elenco de Néstor Gorosito, que empezaba como tan candidato al dejar la vara alta por conquistar la Copa de la Superliga y por mantener gran parte del equipo que gritó campeón en junio. Por ahora, se vio poco del sólido conjunto de la recta final de la Superliga pasada (con la presión del promedio) y la Copa Superliga (en alza futbolística).

De las primeras cinco jornadas, los de Victoria llevan ocho puntos de 15 en disputa. Actualmente está 5° en la tabla de la Zona 2, fuera de la zona de Reducido (van del 2° al 4°), pero solo a tres unidades de Quilmes y Sarmiento, los líderes. Falta mucho aún, restan 25 jornadas más.

Tigre empezó el torneo con derrota como local ante Quilmes, por 2-1. En su debut, pecó por dos errores defensivos y se acordó tarde de reaccionar. Rápidamente se recupere con dos victorias al hilo: venció con claridad por 2-1 a Atlético Rafaela, de visitante, y en casa, derrotó 2-0 a All Boys (uno de los rivales más flojos del grupo), liquidando rápido el pleito. 

Parecía que la levantada estaba en marcha, pero luego se estancó: en una cancha durísima, igualó 0-0 ante Gimnasia de Jujuy (desaprovechando varios contragolpes) y en Victoria, viene de igualar 1-1 ante Santamarina: tras fallar un penal, abrió la cuenta en el segundo tiempo, y no supo defender la ventaja y el equipo de Tandil empardó inmediatamente, y hasta pudo haberlo ganado.

Pipo repitió equipo en tres fechas seguidas, y en el partido pasado, volvió Jorge Ortíz al once de arranque,y sentó a Fabricio Domínguez, quien había mostrado buenas actuaciones. En la defensa, salvo por Néstor Moiraghi (sin minutos en el torneo aún, por lesiones que no le permitieron estar en cancha), es la misma que la del campeón: Gonzalo Marinelli (impidió la derrota ante Santamarina), Matías Pérez Acuña, Gerardo Alcoba, Ignacio Canuto (mejoró en confianza y volvió al gol) y Lucas Rodríguez. El más regular de todos es Sebastián Prediger, patrón del medio, sólido para el quite y con presencia en el campo rival.

Los que no están finos son​​​​ Diego Morales y Walter Montillo, que juegan juntos pero esta sociedad no logra generar los espacios y el juego que se pretende. Ambos ya tiene un gol en el certamen, y la Ardilla además una asistencia. No obstante, en cuanto al nivel, los dos pueden aportar más de tres cuartos de cancha en adelante, y en las pelotas paradas. Si logran acomodarse a la categoría, marcarán la diferencia.

En la delantera, Enzo Díaz es el 9 que pidió el DT y que Tigre compró haciendo un esfuerzo económico. Marcó de penal contra All Boys, y viene de malograr la pena máxima ante Santamarina. Lejos está del nivel sobresaliente que demostró en Ferro. Mientras que Jhonathan Ramis no está aprovechando las oportunidades dentro de la titularidad y pide pista Emanuel Dening, que le cambió la cara al equipo en el encuentro pasado, y Carlos Luna ingresó y en pocos minutos anotó de cabeza su primer gol en la Primera Nacional. En ofensiva, no sobran nombres tampoco: sin Fede González ni Lucas Janson, el Matador perdió poder de fuego.

El próximo partido, por la fecha 6, será ante Instituto en Alta Córdoba. Otro duro examen de visitante. Faltan 25 fechas, pero los puntos que se pierden de local, hay que recuperarlos de visitante. 

VAVEL Logo
CHAT