Éxodo oriental
Foto: VAVEL

La garra uruguaya fue uno de los símbolos de Temperley durante este último tiempo. Las presencias de tres futbolistas de esa nacionalidad aportaban la cuota de perseverancia, esfuerzo y sacrificio que popularmente suele otorgársele a los nacidos en esa tierra. Siendo Mauro Guevgeozián, Roberto Brum y Matías Castro quienes encajan con esa descripción, se convirtieron en jugadores valorados por la afición del ‘Cele’.

Las historias de cada uno de ellos con el club es distinta, claro. Pero la noticia que impactó en las últimas horas fue que solamente Brum seguirá formando parte de las opciones que tiene Walter Perazzo para formular una alineación inicial. Puesto que el guardameta (figura indiscutida de la primera rueda del torneo) y el delantero (el cual viene con un bajón anímico que, junto con las lesiones, opacó la euforia de su retorno) no continuarán en el club.

Sabiendo que la cantidad de cupos permitida para contratar refuerzos es restringida (apenas 3 futbolistas, con una sola posibilidad de extensión de cupo por causa de lesión grave), el entrenador le solicitó expresamente a la dirigencia que no quería que “se desmantele el plantel”. Esto guarda una lógica con la limitación que existe para contratar, ya que la idea era utilizar las incorporaciones para mejorar lo producido por el equipo y no simplemente para tapar agujeros.

Quizá la salida de Castro resulta, hoy por hoy, la más traumática para los seguidores del ‘Gasolero’. Esto se debe a que fue fundamental para que el equipo cosechara el colchón de puntos necesario para ubicarse en puestos de reducido, con participaciones estelares. Además, se ganó el cariño del público por ser el más regular en la anterior temporada, donde Temperley hizo una campaña decepcionante. Su actuación en la Copa Argentina, donde el ‘Cele’ llegó hasta la semifinal, también es felizmente recordada.

Lo cierto es que el arquero de 32 años comunicó su deseo de regresar a Uruguay, probablemente con el anhelo de volver a jugar en su país de origen (se habla de un fuerte interés por parte de Defensor Sporting, club dirigido por el entrenador argentino Alejandro Orfila). Lo cierto es que se ejecutó la cláusula de 50.000 dólares que se había puesto como condición al celebrar el contrato de Castro al principio de la temporada.

Vale mencionar que, en el partido que Temperley empató 1 a 1 ante Atlanta, Matías Castro logró quedar en la historia del club, al ostentar el récord de estar 654 minutos sin recibir goles en contra.

Ante esta salida, pueden hacerse dos lecturas. Pues, si bien resulta imprescindible buscar un nuevo arquero para suplir la ausencia de Castro, la presencia del histórico Federico Crivelli hace pensar si debe ser o no el arquero titular de Temperley en lo que resta de la Primera Nacional. Para evitar esta discusión, podemos afirmar que se buscará un guardameta para que compita con Crivelli y, en base a los rendimientos demostrados, se elegirá al que esté más apto.

El caso de Guevgeozián es distinto al de Castro. Después de tener una épica actuación en el 2017, anotando goles importantes en Primera División para que Temperley pudiera mantener una categoría que se daba por perdida, el ‘Armenguayo’ tuvo breves pasos por Newell’s, Belgrano y Gimnasia (LP). Cuando llegó la hora de regresar, la afición lo recibió cálidamente, esperando que sus goles le dieran al equipo la clave para intentar volver a la máxima categoría.

Aunque el atacante convirtió algunos goles desde su regreso a la institución, hubo un problema que opacó cualquier intento de recuperar su nivel: las lesiones. Desde aquella tarde del 0 a 0 ante Brown de Madryn, Guevgeozián nunca pudo recuperarse plenamente y siempre se situó entre algodones. Como consecuencia de esto, perdería su puesto y no pudo recuperarlo porque las lesiones volvían a hacerse presentes.

Esta situación provocó que, ante los buenos rendimientos de Nicolás Messiniti, se buscara un destino alternativo para el delantero de 33 años. Por eso, de común acuerdo, se decidió rescindir el contrato de Guevgeozián y dejarlo libre, para que finalmente fichara para el UTC Cajamarca de Perú.

Como efecto de estas dos salidas importantes, se sabe que quienes administran el fútbol del Club Temperley buscarán cubrir esos dos puestos con la mayor antelación posible, de modo tal que se incorporen a la pretemporada en pleno desarrollo de esta.

Las confirmaciones de los refuerzos podrían darse en estas horas. Se habla de un exdelantero de Nueva Chicago y Aldosivi, de reciente paso por el fútbol boliviano. Será cuestión de esperar comunicados de la prensa oficial del club.

Lo cierto es que el éxodo oriental se hizo presente: Castro y Guevgeozián dejaron de ser jugadores de Temperley.

VAVEL Logo