El regreso de Larrondo
Larrondo dejó un buen recuerdo en 2015 (Foto: La Capital).

Tigre se movió rápido en este mercado de pases de verano, mientras aguarda por los amistosos en Mar del Plata. Ya abrochó a Juan Ignacio Cavallaro, delantero por afuera (quien volvió a cambio de 120 mil dólares), también a Facundo Melivilo, volante zurdo (un año con opción de compra de U$$ 450.000). La tercera cara nueva de este 2020 también ya ha pasado por los pasillos de Victoria: se trata del atacante Marcelo Larrondo.

La historia del delantero nacido en Tunuyán Mendoza pero nacionalizado chileno es particular. Se inició en la cantera de River Plate, para luego sumar experiencia en el ascenso (Desamparados de San Juan) y en el exterior: Progreso de Uruguay y Siena, Fiorentina y  Torino de Italia. Sin ser demasiado conocido, en el verano de 2015, Larrondo llegó a Tigre a préstamo por seis meses. En el equipo que por entonces dirigía Gustavo Alfaro, rápidamente se ganó un lugar en el elenco titular, formando una interesante dupla de ataque con Carlos Luna. En total disputó 13 cotejos con la camiseta azul francia y rojo bermellón, con tres goles: Temperley, Atlético Rafaela y Colón. Se tuvo que marchar a mitad de ese año, al no poder renovar la cesión sin cargo en Victoria (su pase era de Torino).

Por lesión, Larrondo no jugó la Copa América 2016 para Chile

Debido a su gran nivel en Tigre, fue comprado por Rosario Central, donde la rompió en la temporada 2015/16: en el Canalla fue protagonista en el Campeonato '15 y la Copa Libertadores '16, con 21 partidos jugados y 11 goles, entre ellos en el clásico ante Newell's (y a River y Boca). Su sobresaliente nivel en Central lo llevó nuevamente a River, que pagó 3,5 millones de dólares por su fichaje. Sin embargo, las lesiones fueron una constante en su paso por el Millonario, donde solo pudo disputar 14 partidos y marcar dos tantos.

Debido a su inactividad, no fue más tenido en cuenta por Marcelo Gallardo: estuvo a préstamo en Defensa y Justicia  y en el último año estuvo cedido en Unión La Calera (junto al arquero Augusto Batalla, ex matador), de la liga chilena (26 encuentros, cinco goles). Debía regresar a River, donde tenía contrato hasta junio de este año. No obstante, de común acuerdo, rescindió su vínculo y quedó con el paso en su poder.

El fútbol lo vuelve a encontrar con Tigre, con el desafío de regresar a su mejor versión a sus 31 años, con varias operaciones y desgaste de 2016 en adelante. ¿Podrá lograrlo?

Gol a Colón 

VAVEL Logo