Tarde de terror en casa 
Cachete empezó lúcido, después se apagó (Foto: Tigre Oficial).

Tigre había jugado con suplentes y juveniles en su compromiso ante Bolívar en La Paz, por Copa Libertadores. Justamente para guardar a sus titulares de cara a la Primera Nacional, porque el objetivo es ascender. No obstante, nada sirvió y el Matador cayó goleada en su propio estadio (sin público, por el Coronavirus) dejando una imagen muy mala.

En el comienzo del encuentro de día domingo, el dueño de casa empezó muy bien: activos Juan Cavallaro Diego Morales, con la actitud necesaria para encarar el encuentro. De hecho, la primera chance clara fue de Tigre, con un pase al medio de Emanuel Dening que no supo capitalizar Marcelo Larrondo (ya recuperado de su lesión). 

El partido empezó a romperse a favor de Instituto, que llegaba de mala racha (cinco partidos sin ganar y debut de Fernando Quiroz) a partir de los 20 minutos. En 10 minutos, literalmente, noqueó al elenco de zona norte: primero, un cabezazo en el palo del defensor Agüero, y a los 23', en una pelota parada definía el capitán Facundo Erpen, picándola en la entrada del área chica. Y eso no fue todo: a los 27', con todos los espacios a disposición, le quedó servido el balón a Mateo Bajamich, que no perdonó a Gonzalo Marinelli y decretó el 0-2. Tigre estaba para el cachetazo, porque el equipo visitante pudo haber marcado aún más goles en ese ratito, llegando mano a mano con los defensores y el arquero locales. 

Tigre lleva tres derrotas al hilo, sumando Libertadores.

Tigre pudo haber seguido en partido, primero con un cabezazo claro de Larrondo que se desvió, pero sobre todo con la ocasión del minuto 44: hubo mano y penal para el Matador (el cuarto a favor en lo que va del año), y el encargado era Dening, que venía infalible desde los 12 pasos, hasta hoy: su disparo fue atajado por el experimentado arquero Jorge Carranza. Así terminaba una primera etapa donde no salió nada.

En el complemento, el elenco tigrense debía acelerar, pero a un costo muy grande, quedando muy expuesto en la defensa, de flojísima labor. La ilusión de intentar remontar duró hasta el minuto 7 del segundo tiempo: Martín Pino, recién ingresado, entraba solo al área y definía el 3-0 final para La Gloria.

Tigre ya no tuvo reacción, salvo un remate de Matías Pérez Acuña al travesaño y las acciones bien atajadas por Carranza, figura del encuentro. Los ingresos de Enzo Díaz, Jhonathan Ramis y Carlos Luna le dieron más frescura al ataque, pero sin éxito. No pudieron vulnerar al elenco cordobés, que se llevó los tres puntos de Victoria.

Con esta derrota, dura por lo abultado y las deficiencias en la última línea, el Matador no pudo acercarse a Deportivo Riestra, quedando a cuatro puntos de la zona de Reducido (Tigre suma 28 unidades), con el riesgo de que Riestra aumente su ventaja. Es verdad que el equipo de Victoria cuenta con un partido pendiente. Pero en este nivel, el ascenso suena más a utopía que realidad.

Síntesis:

Tigre (0): Gonzalo Marinelli; Matías Pérez Acuña, Gerardo Alcoba (C), Néstor Moiraghi, Lucas Rodríguez; Sebastián Prediger, Jorge Ortíz, Diego Morales, Juan Ignacio Cavallaro; Emanuel Dening y Marcelo Larrondo. DT: Néstor Gorosito.

Instituto (3): Jorge Carranza; Cristian Carrizo, Facundo Agüero, Franco Canever, Facundo Erpen (C); Nicolás Watson, Juan Sills, Malcom Braida, Mateo Bajamich; Damián Arce y Germán Estigarribia. DT: Fernando Quiroz.

Goles: Erpen (I), min. 23; Bajamich (I), min. 27; Pino (I), min. 52.

Árbitro: Mario Ejarque.

Estadio: José Dellagiovanna.

Fecha 21 de la Primera Nacional 2019/20.

VAVEL Logo