El ciclo Beccacece
Beccacece despejó los interrogantes. (Foto: Tyc Sports)

El último partido de Racing ante Tigre en Mar del Plata fue especial, no por volver a enfrentar al rival que La Academia derrotó en el último partido cuando obtuvo el campeonato, sino por la ida de un técnico amado por los Racinguistas. Eduardo Coudet decidió por motus propio dar un paso al costado y terminar su vínculo con Racing en el que le fue tan bien. Dos copas: La Superliga 2018/2019 y el Trofeo de Campeones como punto final. 

Desde ese momento las interrogantes se abrieron y fueron parte del mundo Racing por unas semanas. ¿Quién sería el DT que tendría la labor de seguir con el Racing Positivo y continuar la buena racha del equipo de Avellaneda? Sampaoli era el apuntado. Luego de idas y vueltas, de días que pasaban, el ex técnico de la Selección Argentina pidió más tiempo, Milito no aceptó y la búsqueda de otro nombre comenzó de nuevo. Lo que sucedió fue lógico.

El manager de Racing quería encontrar alguien con la misma linea que el DT que fue a buscar en primera instancia, y ahí es donde Beccacece, sin duda alguna, se presentaba como candidato número uno. El técnico que tuvo un mal paso por Independiente ya tenía todo arreglado con Atlético Paranaense para sumarse a sus filas, pero al recibir el llamado del príncipe Diego Milito, y este contarle el proyecto que tenía en mente, Beccacece no dudó, pegó el volantazo y se encaminó lo que finalmente terminó siendo la llegada a la institución de Avellaneda, en este caso, en la vereda de enfrente.

El ex entrenador de Defensa y Justicia comenzó a tomar la batuta en la pretemporada realizada en Ezeiza. La llegada de algún extremo fue el principal pedido, también quería contar con un lateral derecho para que pelee el puesto con Pillud. En el mercado de pases se fue un pilar como Donatti y llegaron Fértoli y el pibe Garré como una apuesta a futuro, entre otros. El lateral nunca apareció, se habló de Luciano Gómez y Fernando Torrent, pero las negociaciones no llegaron a buen puerto.

Las cartas estaban sobre la mesa y "Becca" tenía que arrancar su partido revancha como DT de uno de los Grandes del fútbol argentino. En un primer momento, el esquema que priorizó Beccacece fue el 4-3-3 pero luego se daría cuenta que no le funcionaria de la mejor manera en los primeros partidos.

Atlético Tucumán viajó hasta Buenos Aires para enfrentar a Racing en el debut del DT. Un partido en el que se notó la dificultad de un cambio de idea, y por consecuencia de esquema. del 4-1-3-2 de Coudet al 4-3-3 de Beccacece. Jugadores que no sabían bien cuál era su trabajo dentro del campo y un empate que dejó más interrogantes que afirmaciones. 

La gente de Racing desde un primer momento no estaba muy contenta con la llegada de un técnico que tuvo paso por su eterno rival, pero todos estaban atrás del tren de Diego Alberto Milito, el ídolo académico, la persona que confió en el nuevo entrenador.

En su segundo partido con Argentinos Jrs, el puntero del campeonato en ese momento, se comenzó a ver la importancia de la tenencia del balón en el juego del DT. Aunque en este caso arrancó con un 4-4-2. Clara evidencia que en su partido anterior las cosas no habían salido de la mejor manera. Un Racing que arrancó dormido los primeros minutos y que luego dominó, aunque todavía seguía faltando esa finalización en 3/4 de cancha rival, este toque que le permitiera llegar al arco rival de manera clara. Fue empate en la Paternal, resultado que no disgustó tanto.

Y llegó finalmente el momento clave en el análisis. El hecho que cambió completamente la ecuación. Principalmente cambió la confianza del equipo con la idea, con el molde que tenía el entrenador. El Clásico de Avellaneda dijo presente y un partido de vitalidad extrema se presentaba ante Beccacece. En La Paternal, luego del partido ante el "Bicho", increíblemente un periodista le preguntó sobre su continuidad, algo que parecía alocado luego de tan solo dos partidos, pero ese era el ambiente, un entrenador que de cara al público académico no tenía espalda, repito, Milito era su principal sostén.

Párrafo aparte para el partido que finalmente termina ganando Racing con 9 jugadores ante Independiente. Es cierto que el empate hubiera sido visto como un resultado aceptable debido a los hechos acontecidos, pero fueron más de 3 puntos los que obtuvo La Academia. Fue la alegría total, pero no solo el sentimiento, sino que este vino acompañado con el arranque de un nuevo ciclo de victorias. Los jugadores dieron ese "click" y se vio un cambio radical en la relación entrenador-jugadores. Es cierto que el DT realizó algunos ajustes, principalmente en el lateral derecho donde volvió Pillud, jugando un gran partido, y Montoya regresó a un puesto más familiar como la banda derecha, pero centrándose en la ofensiva.

Desde ese abrazo de Beccacece con Licha al finalizar el partido es que todo evolucionó. Hubo una mutación en el equipo, pero positiva para el bien del pueblo de Racing.

Con sobrecarga de confianza, Colón era el próximo rival a vencer. A Beccacece y sus dirigidos se les escapo el partido sobre el final y el partido terminó igualado 1-1. Un empate con sabor amargo porque el visitante fue superior al Sabalero. 

Los partidos transcurrían y se notaba que cada encuentro mejoraba al equipo. Tan así fue esto que los próximos 6 partidos dejaron un saldo de 5 victorias y un empate. Beccacece está invicto como técnico de Racing. A aquella persona que le preguntaron sobre su continuidad en apenas 2 partidos jugados (y ninguno de los dos perdidos) ahora está teniendo un momento excelente. Comenzó a aparecer aquel equipo parecido al halcón de Varela que el entrenador dirigió la temporada en que La Academia salió campeón. Un plantel que no se da por vencido hasta el último minuto, con una idea clara y curiosamente ganando mayoritariamente por tan solo un gol de ventaja. Un dato interesante es que de los 6 partidos ganados (oficiales) como Técnico de Racing, todos lo hizo superando al rival por solo un tanto.

Beccacece puso en "Jaque Mate" al ambiente exitista en el que convive el fútbol Argentino, ese que lo condenaba y le metía presión. Todo esto comenzó a cambiar aquella noche del 9 de febrero en el histórico partido ante El Rojo.

¿Podrá el DT de Racing seguir ganando esta batalla? Solo es cuestión de tiempo saberlo, pero sin duda que hasta ahora lo está haciendo, y con creces.

VAVEL Logo