Argentinos Juniors y un inicio de año para barajar y dar de nuevo
Foto: Prensa AAAJ.

Argentinos Juniors fue, sin dudas, uno de los grandes protagonistas en la última edición de la Superliga argentina de fútbol. Si bien fue Boca el equipo que terminó alzándose con el trofeo, el Bicho de La Paternal sorprendió a más de uno.

De la mano de Diego Dabove, con los goles del Demonio Hauche, el sacrificio de la dupla Quintana-Torren, la entrega del incansable Santiago Silva, la habilidad de Batallini, el alto rendimiento de Lucas Chaves (una de las vallas menos vencidas) y con Fausto Vera y Elías Gómez como revelaciones del torneo, se fue gestando una idea de juego en un equipo al que pocos le pudieron encontrar la vuelta.

De hecho, a lo largo de las 23 fechas, Argentinos perdió tan sólo en cuatro ocasiones: ante Colón, San Lorenzo (la derrota más dura, 3-0), Unión y Vélez. Durante ocho jornadas (sí, ocho) el Bicho comandó la tabla; incluso terminó el 2019 en lo más alto, por encima de Boca y River que finalmente se disputaron el título en una definición para el infarto.

El excelente y para algunos inesperado primer tramo de la Superliga, no pudo sostenerse en el inicio del 2020. El "Renault 12" (apodo con el que cariñosamente identificaron los hinchas al grupo) se quedó sin nafta.

El Millo y el Xeneize saltaron a la cancha con sus propios intereses y a los de Dabove les costó reaccionar. Unión le dio, en Santa Fe, su primer baño de realidad.

Tras un partido malo, con arbitraje dudoso, Argentinos arrancó el año perdiendo ante el Tatengue. Pero no fue la derrota en sí lo que marcó el destino del conjunto de La Paternal: las constantes lesiones, suspensiones por amonestaciones, la convocatoria de Fausto Vera a la Selección, fueron desarmando la base de aquel equipo "temido" que se había vuelto un hueso difícil de roer.

En medio de esta nueva búsqueda de identidad, la Sudamericana le azotó un duro golpe al exitoso ciclo de Dabove. Con dos empates (1-1 de local y 0-0 de visitante), los de La Paternal se despidieron del certamen internacional sin penas ni glorias, ante el ignoto conjunto Peruano Sport Huancayo.

Tras la inesperada eliminación, un equipo sin aire ni piernas para recuperarse en tan poco tiempo sufrió otra caída, ante Vélez, derrota que terminó de alejarlo de la pelea principal en el torneo local.

Fue un momento de incertidumbre para un ambicioso proyecto en el fútbol "de los grandes".

El DT recuperó sus piezas y cerró el torneo con una victoria ante Central, en el Diego Armando Maradona, que más que nada sirvió para demostrar que la esencia "daboviana" seguía intacta. El Bicho sumó 39 puntos y logró mantenerse expectante en puestos de clasificación a Copas internacionales.

Consiguió, además, el boleto a los 16avos. de final de la Copa Argentina tras eliminar a Cañuelas por la mínima en cancha de Arsenal; dato no menor en un certamen del que ya fueron eliminados otros equipos de Primera como Unión, Central Córdoba, Estudiantes y Aldosivi.

Y, como para dejar a los hinchas más tranquilos aún, antes del parate Argentinos se sacó de encima a Lanús, en La Fortaleza, en el inicio de la Copa de la Superliga.

El Bicho, último en el campeonato anterior, pasó a ser el equipo a vencer y no fue de la noche a la mañana. Los de Dabove lograron una identidad y, cuando vuelva el fútbol, tendrán tiempo para demostrarlo.

VAVEL Logo