Edición retro: River y la Sudamericana 2014
Marcelo Barovero y Fernando Cavenaghi, los referentes del plantel levantando la Sudamericana.

Nos remontamos al año 2014, un año muy especial para todo el mundo riverplatense. Con Ramón Díaz como DT, River volvía a gritar campeón en el plano local después de 6 años, con el Torneo Final y la Copa Campeonato ante San Lorenzo.

Ese trofeo ganado ante el Ciclón le permitió al Millonario disputar la Copa Sudamericana 2014, y que no sería con el Riojano en el banco, sino con un tal Marcelo Gallardo que llegaba a su segundo club en su corta carrera como técnico. Volviendo con la Sudamericana, sería la segunda participación desde el ascenso, ya que en el 2013 había llegado a cuartos de final donde se cruzó a Lanús y quedó eliminado.

En ese segundo semestre, con el Muñeco al mando, el club debió afrontar tres competencias: Torneo Transición, Copa Argentina y la antes mencionada Copa Sudamericana. Con un plantel corto y no muy diferente al de Ramón Díaz, el equipo de Gallardo demostró buen futbol y pudo conseguir uno de los títulos internacionales que nunca se le había dado hasta el momento, de manera invicta y eliminando a Boca Juniors en semifinales. En el especial de hoy, vamos a repasar el camino, fase por fase.

SEGUNDA FASE: Godoy Cruz (ARGENTINA)


El sorteo realizado el día martes 20 de mayo, dos días después de que River obtenga el Torneo Final, determinó que el ganador de la Copa Campeonato se enfrentara a Godoy Cruz en la segunda fase.

El camino arrancó un miércoles 3 de septiembre, en el Estadio Malvinas Argentinas. Ese equipo al mando del Muñeco ya daba buenas sensaciones en el torneo local, y aquí se esperaba un buen debut.

El partido fue peleado, donde la visita tuvo varias chances pero que fueron impedidas por el arquero local Sebastian Moyano; aún así, de la tierra del vino, el Millonario se llevó una victoria importantísima a los 92’, tras un cabezazo de Germán Pezzella, dejándolo bien parado para el partido de vuelta.  

FORMACIÓN: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Germán Pezzella, Ramiro Funes Mori, Bruno Urribarri; Carlos Sánchez, Claudio Kranevitter, Ariel Rojas; Leonardo Pisculichi; Rodrigo Mora, Lucas Boyé.

En la vuelta disputada en el Monumental dos semanas después, el trámite fue mucho más sencillo. Un doblete en menos de cinco minutos del uruguayo Rodrigo Mora en la primera parte bastó para sellar la clasificación a octavos de final con un global de 3-0 a favor.

FORMACIÓN: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Germán Pezzella, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Claudio Kranevitter, Ariel Rojas; Leonardo Pisculichi; Rodrigo Mora, Teófilo Gutiérrez.

 

OCTAVOS DE FINAL: Club Libertad (PARAGUAY)


El siguiente rival sería Libertad, que venía de dejar en el camino al Barcelona SC. La ida sería en tierras paraguayas, mientras que la vuelta se definiría en el Monumental.

El primer choque en el Estadio Nicolás Leoz fue uno de los partidos más insólitos de la era Marcelo Gallardo, ya veremos el porqué: el Gumarelo se puso en ventaja sobre el final del primer tiempo con gol de Claudio Vargas. En el segundo tiempo, tendrían la chance de aumentar la ventaja por un penal, pero se cortó la luz, volvió y el delantero Rodrigo López falló. Eso le dio algo de “vida” a River, llegando el empate a los 16’ del complemento mediante Carlos Sánchez, donde la luz se cortaría nuevamente; tras la espera, los juveniles Sebastián Driussi y Giovanni Simeone aparecerían y le darían un triunfo vital al Millonario, dejando atrás las altas temperaturas y los cortes de luz.

FORMACIÓN: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Germán Pezzella, Ramiro Funes Mori; Carlos Sánchez, Leonardo Ponzio, Ariel Rojas; Leonardo Pisculichi; Rodrigo Mora, Lucas Boyé.

Nuevamente el partido de vuelta se llevaría a cabo sin sobresaltos, con una victoria por 0-2: sobre el final del primer tiempo apareció Gabriel Mercado, y quien pondría cifras definitivas sería Giovanni Simeone como en el partido de ida. El global quedaría 1-5.

FORMACIÓN: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Germán Pezzella, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Leonardo Ponzio, Ariel Rojas; Sebastián Driussi; Teófilo Gutiérrez, Lucas Boyé.

CUARTOS DE FINAL: Estudiantes de La Plata (ARGENTINA)


Empezaría lo más difícil. El Pincha llegaba tras eliminar a Gimnasia LP y Peñarol, y sería un rival dignísimo en los dos cruces.

En la ida disputada en el Único de La Plata, las cosas comenzarían mal para la visita: Diego Vera adelantó a Estudaintes sobre el final de los primeros 45’ tras aprovechar un error de Funes Mori en la salida, pero no se iban a quedar atrás los del Muñeco, lo fueron a buscar y salió bien: Mora fue el autor del empate, y el segundo fue en contra del defensor Schunke. Partido chivo y serie sin resolver.

FORMACIÓN: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Leonardo Ponzio, Ariel Rojas; Leonardo Pisculichi; Rodrigo Mora, Teófilo Gutiérrez.

La vuelta no se quedaría atrás en cuanto a lo chivo: Gutiérrez pondría en ventaja a River, y con la clasificación casi en el bolsillo. “Casi” porque en una ráfaga el Pincha lo dio vuelta 1-2 de la mano de Diego Vera y Guido Carrillo, generando una incertidumbre total; pero nuevamente el local se recompuso y lo dio vuelta 3-2, siendo Mora y Funes Mori los autores de dos cabezazos que sacarían el boleto a semifinales, donde esperaba nada más ni nada menos que el máximo rival, Boca Juniors.

FORMACIÓN: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Augusto Jorge Solari, Leonardo Ponzio, Ariel Rojas; Leonardo Pisculichi; Rodrigo Mora, Teófilo Gutiérrez.

SEMIFINALES: Boca Juniors (ARGENTINA)


Diez años después. En el medio, muchísimas cosas. River y Boca volverían a verse las caras en un certamen internacional, siendo la última vez esas semifinales de la Copa Libertadores 2004 que dieron como vencedor al Xeneize; y como aquella vez, el primero fue en la Bombonera mientras que la vuelta en el Monumental.

La ida fue muy similar a una pelea de boxeo. Con mucha pica en la semana y en el ambiente, sobraron los pleitos y faltó el juego. Ninguno estuvo más cerca de ganar que el otro, así que podemos decir que el 0-0 fue literalmente un fiel reflejo del match.

FORMACIÓN: Marcelo Alberto Barovero; Gabriel Iván Mercado, Jonatan Ramón Maidana, Ramiro José Funes Mori, Leonel Jesús Vangioni; Carlos Andrés Sánchez, Leonardo Daniel Ponzio, Ariel Mauricio Rojas; Leonardo Nicolás Pisculichi; Teófilo Antonio Gutiérrez, Giovanni Pablo Simeone.

Pasamos a la vuelta, al glorioso 27 de noviembre: para el riverplatense, claro está. Boca sacó del medio, jugaron para Federico Carrizo sobre la banda izquierda que tiró un centro, y en una desatención en el despeje, Ariel Rojas le cometió penal a César Meli. Segundos pasaron desde el comienzo, y el Xeneize tenía una chance inmejorable teniendo en cuenta muchas cosas. Acá comenzó todo.

Después de una larga espera y varias discusiones, Emmanuel Gigliotti pudo ejecutar el penal. “​​​​​¡Barovero, Barovero, Barovero, Barovero, Barovero (..) se grita como un gol, y créanme!” fue el relato de Rodolfo De Paoli que quedó en la memoria de todos los hinchas. Marcelo Barovero acertó a su izquierda y, a mano cambiada, desvió el remate del Puma. El estadio, una locura. Todo eso en 4’.

A los 16’, el otro festejo: Leonardo Ponzio abrió para Leonel Vangioni. El Piri en un intento fallido de golpe al arco, le sirvió la pelota a Leonardo Pisculichi que con un zurdazo raso dejó sin chances a Agustín Orión. Golosina tras convertir uno de los goles más importantes de su carrera fue a abrazar a Gallardo, que esa semana había sufrido la pérdida de su madre Ana.

Así terminarían las cosas. Fueron unos primeros 20’ infartantes, donde estaba todo para Boca y terminó siendo todo para River, e imagínense el resto del partido donde se aguantó la diferencia. La pelota le cayó a Germán Pezzella, que tras escuchar el pitazo final de Germán Delfino, revoleó la pelota a la platea Belgrano y se dio el estallido de los hinchas. Dejaban en el camino a su clásico rival, terminaban el año invicto ante ellos y disputarían una nueva final internacional tras 13 años.

FORMACIÓN: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Germán Pezzella, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Leonardo Ponzio, Ariel Rojas; Leonardo Pisculichi; Rodrigo Mora, Teófilo Gutiérrez.

FINAL: Atlético Nacional (COLOMBIA)


Primer semestre en el Millonario, solo seis meses y ya Marcelo Gallardo disputaba su primera final: el rival, el Atlético Nacional que venía de dejar a Sao Paulo en semifinales.

Una semana después de eliminar a Boca, se disputó la ida en el Estadio Atanasio Girardot: fue empate 1-1, muy sufrido y con buenas sensaciones para la vuelta. Ellos se encontrarían con la ventaja tras un remate cruzado de Osvaldo Berrío, el wing derecho que estuvo imparable en la primera parte. Ya bien entrados en la segunda, Leonardo Pisculichi aparecería nuevamente con un zurdazo desde lejos que venció a un tal Franco Armani.

FORMACIÓN: Marcelo Barovero; Emanuel Mammana, Germán Pezzella, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Leonardo Ponzio, Ariel Rojas; Leonardo Pisculichi; Rodrigo Mora, Teófilo Gutiérrez.

10 de noviembre. En el Monumental había mucha fe. El resultado de la ida fue muy bueno haciendo un repaso de todo, de lo que fue ese partido y del ambiente en la cancha.

Ese día, horas antes de disputar el encuentro, Gallardo interrumpió la charla técnica sobre el rival con un “Pará, pará, Nahuel (Hidalgo, videoanalista), sácame esto. Ya está muchachos, olvídense de Nacional, hoy no se nos puede escapar, escuchen lo que es la cancha, hoy somos campeones, no se nos puede escapar”; y así fue.*

Dos centros de Pisculichi y dos cabezazos idénticos de Gabriel Mercado y Germán Pezzella alcanzaron para darle al club la primera Copa Sudamericana de su historia, y un título internacional tras 17 años.

FORMACIÓN: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Germán Pezzella, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Leonardo Ponzio, Ariel Rojas; Leonardo Pisculichi; Rodrigo Mora, Teófilo Gutiérrez.

Esa obtención le permitió a River disputar la Recopa Sudamericana ante San Lorenzo (campeón Copa Libertadores 2014) y la Suruga Bank ante el Gamba Osaka japonés. De manera invicta (diez partidos, ocho victorias y dos empates), en el camino quedaron Godoy Cruz, Libertad, Estudiantes de La Plata, Boca Juniors y Atlético Nacional. Esa obtención no fue casualidad. Esa obtención fue más que un título, fue el comienzo de una era maravillosa; y si eso fue el comienzo...

 

*Fragmento sacado de Gallardo Monumental escrito por Diego Borinsky.

VAVEL Logo