Nery Domínguez, el comodín
Nery Domínguez, jugador clave en los últimos tiempos de Racing. (Foto: Daniel Jayo)

La ciudad de Rosario es la cuna de Nery Andrés Domínguez. Comenzó a desplegar sus habilidades con la pelota en el club "Torito", y supo pasar también por "Defensores de América" y "Santa Teresita". Estos lugares de barrio fueron los cimientos del ahora reconocido jugador profesional.

En 2007 inició su trayecto en las inferiores de Rosario Central, donde luego debutaría el 12 de agosto de 2012 ante Boca Unidos por la B Nacional y, posteriormente, lograría el ascenso a primera con el club que lo vio nacer profesionalmente. Fue fundamental en el mediocampo del famoso equipo de Coudet. En 2015 decidió no extender su vínculo con el Canalla y tuvo un corto paso en el 2016 por el fútbol de México, más precisamente por el Querétaro.

El retorno al país fue a través de un préstamo, siendo el Club Atlético Independiente su próximo destino. En el equipo de Avellaneda logró la Copa Sudamericana, aunque siendo suplente y no teniendo demasiados minutos en cancha, por esta razón es que el Rojo decidió no renovar su cesión y regresó al club mexicano. Es en este momento donde comienza su "resurrección futbolística". Año 2018: Coudet asumió como entrenador en Racing y no dudo en repatriar, en condición de préstamo, a una de sus claves del famoso mediocampo que tuvo en central. 

Interrogantes eran los que prevalecían en la cabeza de los hinchas al escuchar su contratación. Recordemos que a pesar que la cesión fue hecha entre Querétaro y Racing, su última imagen había sido con la camiseta de Independiente, y esto precisamente no le hacía muchas ilusiones al mundo Académico. Su llegada estuvo acompañada por las de Ricardo Centurión, Alejandro Donatti, Leonardo Sigali y Neri Cardozo.

Camuflado entre los nombres anteriormente mencionados, el futbolista comenzó a ganarse el respeto de la gente con sus solidas actuaciones dentro del campo de juego. Claro, su proceder comenzó como mediocampista central en el 4-1-3-2 del Chacho. Era ese número 5 que muchas veces jugaba de libero y se metía entre los centrales, pero que asimismo era una salida segura para que luego los volantes reciban y entren en acción. Esta salida tenía siempre un nombre y se llamaba Nery Domínguez. Era casi imposible que la trayectoria de la pelota no pasara por los pies del ex independiente.

No solo porque era el encargado de hacerlo, sino porque realmente, y destaco ésta como una de sus principales cualidades, tiene un guante en los pies. Sobresale la calidad de pases que realiza este futbolista. De todos los gustos: cortos, largos, fuertes, y otros más débiles, pero precisión es la palabra que dice presente en todos los estilos. Siempre hay un destino, nunca la pelota termina en el rival. Es por esta cuestión que fue tan importante para Coudet y por lo que luego apostaría a él como defensor.

Como tantas veces ha sucedido, el resultadismo se impuso y debido a esto Nery tuvo que salir del equipo luego de la dolorosa derrota 3-0 ante River por la Copa Libertadores 2018. El entrenador cambió gran parte de los 11, y entre ellos el nombre del ex central apareció en la lista. Su reemplazante fue Marcelo Díaz, chileno que hace poco tiempo había llegado al club como uno de los nombres más importantes en el mercado de pases de mitades de 2018.

Nery, de esta manera se vio relegado hasta que empezó a tener acción nuevamente, pero lo que el futbolista no sabía es que esto iba a suceder en otra posición de la cancha. A causa de la suspensión de Lucas Orbán y la lesión de Alejandro Donatti, el Chacho decidió colocar a Domínguez de central acompañando a Sigali en el partido ante Boca. Desde este momento es que todo Racing se dio cuenta que se estaban perdiendo de un gran jugador en el banco de suplentes. 

A medida que fue pasando el tiempo el futbolista que en un momento fue puesto como comodín en la saga central, empezó a ser titular en ese lugar del campo más seguido y sus actuaciones eran, y son hasta el día de la fecha, excelentes. Todo el despliegue de un número 5 de la calidad que era Nery ahora tan solo un poco más retrasado. Esto además fue una solución, ya que cuando Marcelo Díaz era marcado personalmente por algún jugador rival, el equipo tenía otra salida clara, y ahí entraba el papel del jugador rosarino. No solo cumplió con creces su función defensiva que le conllevaba la posición, sino que empezó a ser constantemente el mejor jugador de la cancha. 

La polifuncionalidad vino acompañada de marcas que ya eran un clásico de la casa: Precisión desmedida, pases de todo tipo, visión amplia y salida limpia, entre otras. Es que Nery no solo terminó saliendo campeón en dos ocasiones con la camiseta celeste y blanca, sino que despejó rápidamente las dudas que sostenía el público sobre él y respaldó con sus actuaciones la apuesta de Coudet. Fue tan bueno el resultado del futbolista como central que tras la salida del Chacho y la asunción de Sebastián Beccacece, el ex entrenador de Defensa y Justicia le comunicó al jugador que quería que siga ocupando la misma posición, y más aun teniendo en cuenta la salida del Flaco Donatti. 

Si faltaba algo más era la consagración absoluta del jugador sucedida en el último clásico de Avellaneda, partido que Racing derrotó a Independiente 1-0 con 8 jugadores la gran mayoría del partido. Tras no tener la posibilidad de realizar más cambios, Nery sufrió una luxación en su hombro izquierdo, pero estaba claro que no iba a dejar a sus compañeros con otro jugador menos. Le cortaron una parte de la remera, coloco su brazo izquierdo dentro del tajo que le realizaron los médicos del plantel y con poca movilidad salió a la cancha y nos dejó una imagen con grandes similitudes a la del Tata Brown en México 86'. Luego de los noventa minutos se hizo viral la camiseta del número 23, ya que poseía manchas de sangre, acción que emocionó incluso más a todo el pueblo Racinguista. Es que La Academia no sintió dentro de la cancha la salida de un jugador de gran jerarquía como Donatti, y ahí se encuentra el trabajo fundamental del rosarino.

De esta manera es que Nery sigue siendo clave en la Academia, en este caso desde unos metros más atrás de lo que él estaba acostumbrado, pero con la calidad intacta y sus mismos pases registrados.

VAVEL Logo