Larrondo: otro ciclo corto; un adiós con poco para destacar 
Una de las pocas postales del 9 en el 2020. Su carrera seguirá lejos de Victoria (Foto: La Nación).

El caso de Marcelo Larrondo en Tigre es más que llamativo. Tuvo dos etapas en el Matador, pero cada una duró apenas seis meses. La primera, allá por 2015, tras un interesante pero desconocido paso por el fútbol italiano, el delantero surgido de River la rompió en Victoria, en ese equipo de Gustavo Alfaro, aunque Tigre no pudo sostener el préstamo y Torino lo vendió a Rosario Central.

Luego de destacarse en el Canalla, llamó la atención de River (que compró su pase), pero estuvo más tiempo lesionado que disponible en Núñez, por lo que tuvo rodaje a préstamo en Defensa y Justicia y en Unión La Calera de Chile. Hasta que, a principios de 2020, con el pase en su poder, firmó contrato por seis meses en Tigre, con la esperanza de volver a ser importante adentro en la cancha como hace cinco años, antes que las lesiones azotasen al atacante. Si bien en su primer partido oficial anotó un gol (en la derrota 2-1 ante Quilmes, de penal) y fue titular en los primeros cotejos del año, pero se perdió el estreno copero contra Palmeiras por lesión. Fue poco lo que pudo demostrar en el verde césped. Apenas cinco encuentros disputados en esta segunda etapa, con un gol, ese de penal, al minuto 90, para descontar. Nada más. 

Aún con la Primera Nacional y la fase de grupos de la Copa Libertadores por delante, teniendo en cuenta la partida de Emanuel Dening, la dirigencia no se comunicó con Larrondo para extender su vínculo, y es así que desde el 1 de julio es jugador libre. Su regreso fue apenas un espejismo de algún buen recuerdo, que no se plasmó en la realidad. 

 

 

VAVEL Logo