La tercera, a cinco años
Cavenaghi levanta la tercera junto a Vangioni. 

Cuando alguien piensa en River y la Libertadores, lo primero que se viene a la mente es la cuarta y última, ganada en el año 2018 ante Boca Juniors, por muchas cosas; pero ahí es cuando la cabeza hace ‘click’ y se remonta al 2015. Sí, dos ganó el Millonario en una década, y dos había ganado en toda su historia hasta la llegada de un hombre: Marcelo Gallardo. Hoy, se cumplen cinco años de la tercera.

Fue el miércoles 5 de agosto de 2015 cuando se impuso por 3-0 ante Tigres UNAM en el Estadio Monumental, con goles de Lucas Alario, Carlos Sánchez y Ramiro Funes Mori. En la ida, los dirigidos por el Muñeco sacaron un empate sin goles que a fin de cuentas valió una victoria.

No fueron todas buenas después del primer partido. El lateral derecho Gabriel Mercado quedaría desafectado por llegar al límite de las amarillas, y el líder Gallardo imposibilitado de dirigir tras la expulsión del árbitro Antonio Arias luego de que el técnico le dijera “sinvergüenza.” Sí, el técnico que llevó al club a una final de Libertadores luego de 19 años se perdería el último partido.

Volviendo a la vuelta donde se hicieron cargo Matías Biscay y Hernán Buján, el Antonio Vespucio Liberti se vestía nuevamente de gala para una final después de tanto tiempo, por lo que optó imitar a aquella vez ante América de Cali en 1996. ¿Fue superior el recibimiento? No podemos afirmar eso, pero sí que los jugadores del conjunto mexicano quedaron asombrados.

Fue un partido duro, los de Ricardo Ferreti se hicieron sentir y a eso se le sumó una lluvia torrencial, una lluvia que sería un adorno para el festejo: a los 41’ de la primera parte, Leonel Vangioni hizo una gran jugada personal y puso un centro perfecto que conectó el señor Lucas Alario, y con un cabezazo perfecto venció a Nahuel Guzmán para el 1-0. Cada vez más cerca.

En el segundo costó aumentar la ventaja, pero estaba todo dado para que pase: a los 29’, Carlos Sánchez fue derribado en el área. El uruguayo pidió el penal y lo cambió por gol. 2-0 y fiesta. La gente ya lo palpitaba, hasta que llegó la frutilla del postre cuatro minutos más tarde, el grito final: Leonardo Pisculichi ejecutó uno de sus tantos centros majestuosos y Ramiro Funes Mori dio el frentazo para el delirio riverplatense. 3-0, y River campeón de América. Así, se cortaba una maldita racha de casi dos décadas, y con un cantico fantástico creado en semifinales sacaba pasaje para disputar el Mundial de Clubes: “Y sí señor, que de la mano del Muñeco vamo’ a Japón...

El once de esa noche: Marcelo Barovero; Camilo Mayada, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Leonardo Ponzio, Claudio Kranevitter, Nicolás Bertolo; Lucas Alario, Fernando Cavenaghi.

VAVEL Logo