El Tomba no pudo imponer su idea y perdió en Rosario
Badaloni fue la principal referencia de ataque, hasta que ingresó el "Morro", en la delantera de Martínez. Foto: Prensa Rosario Central.

Según el dicho, "técnico que debuta, gana". Rosario Central y Godoy Cruz abrieron la fecha para la zona 3 de la "Copa Liga Profesional" (mañana juegan River y Banfield), y ambos tuvieron entrenadores con su primer partido en la máxima categoría del fútbol argentino. La moneda no podía caer para los dos lados. En el "Gigante de Arroyito", la noche del lunes vio un partido entretenido desde el comienzo.

Cristián el "Kily" González encaró su primer partido en el banco canalla con un equipo estructurado y punzante. Con un 4-5-1, los debutantes, el lateral izquierdo Lautaro Blanco y el volante Luciano Ferreyra, formaron un "tándem" por izquierda que le traería las mayores complicaciones a la defensa tombina. López Pissano, por derecha, Lucas Gamba y Emiliano Vecchio, centralizados, completaban el bloque ofensivo del equipo rosarino. 

Las dudas con las que llegaban los hinchas bodegueros sobre cómo se pararía su equipo se fueron, con uno de los esquemas utilizados por el entrenador durante la pretemporada: 5-3-2. Claro, con la posesión de la pelota, los laterales, Carrasco y Pérez (recién llegado de la segunda división de España), se lanzan al ataque, convirtiendo la línea de cinco defensores, en una de tres. El triangulo del mediocampo lo conformaron Cartagena y Elías, en el eje, con Martín Ojeda más cerca de la dupla ofensiva, Ramis y Badaloni.

Ni bien comenzó el partido, se pudo apreciar a un Central que quería salir por bajo, con la pelota dominada, y a Godoy Cruz presionando en la mitad de la cancha, para contraatacar o recuperar rápido la posesión del balón. Así, llegó la primer, y única del primer tiempo, jugada de peligro del equipo dirigido por Martínez. Una transición rápido de Ojeda, tras una recuperación de Marcelo Herrera, que terminó con una chance clara desperdiciada para el Expreso. Para colmo, dos minutos después, sufriría con una acción que padeció toda la primera mitad: la pelota parada.

Rosario Central complicó al Tomba con los tiros de esquina y los tiros libres en tres cuarto de cancha con la movilidad de sus cabeceadores, que desorientaba la marca al hombre que proponían los mendocinos. A los cuatro minutos del primer tiempo llegó el gol por esta vía, cuando Emmanuel Ojeda anticipó su marca, luego de un centro de López Pissano, y mandó al pelota al fondo de la red. Ibáñez no pudo hacer nada en su primer palo. Minutos después, Torrent, de volea, casi pone el segundo con un córner que cayó al fondo del área del experimentado arquero.

Otro aspecto que aprovechó el equipo rosarino en los primeros 45', fueron los espacios a las espaldas de los carrileros, por los costados de la defensa bodeguera, especialmente por la banda derecha. Es que los avances de Carrasco, para marcar alto o para atacar, eran ocupados por el pibe Ferryra, que explotaba el espacio entre el lateral y el central, y por las subidas del otro juvenil, Lautaro Blanco.

El equipo del "Kily" estaba cómodo. Ordenado en la línea del centro de la cancha, complicaba la salida con la pelota de la defensa de Godoy Cruz. Salvo cuando Cartagena o Elías lograban desmarcarse (lo lograron poco), el ataque bodeguero no prosperaba. El mediocampista peruano era uno de los que más sufría. En fase ofensiva, porque era marcado de cerca por alguno de los medios rivales y, si lograba recibir, los compañeros estaban lejos de su posición. El arco de Ayala se encontraba "a kilómetros". En la defensiva, los espacios que quedaban entre él y los centrales, cuando la presión no prosperaba, eran ocupados por Gamba o Vecchio, lo que generaba problemas y, muchas veces, que el "cinco" o los defensores cortaran la jugada con infracción. 

En la organización ofensiva, en sintonía de lo que pasaba cuando Wilder tomaba la pelota, el Tomba nunca pudo prosperar. La intención era que los laterales subieran y que los mediocampistas pudieran generar superioridades con los delanteros. Cosa que nunca sucedió. Los carrileros pocas veces pasaron al ataque y no lograron generar ni superioridad ni profundidad. La defensa canalla ni se mosqueó en el PT. Hasta la segunda mitad. 

El segundo tiempo comenzó con las mismas condiciones, pero no con el mismo esquema por parte del DT bodeguero. Rompió la línea de cinco, al entrar Bullaude por Ferrari, y las complicaciones de Carrasco hicieron que fuera sustituido por Hugo Silva. Aún así, Rosario Central estaba ordenado en su bloque medio, el Tomba seguía sin poder quebrarlo y las espaldas de los laterales todavía eran un problema (Ferreyra estrelló la pelota contra el palo, después de recibir detrás del ex defensor de Estudiantes de Caseros). Sin embargo, se respiraba un aire de cambio.

A los once minutos, ingresó Santiago García, que nunca puede faltar. Bullaude por el centro, Ojeda por la izquierda y Jalil por la derecha, formaban el frente de ataque para que, a los 21 minutos, Godoy Cruz llegara al empate, tras un centro del ex Huracán, que cayó a las espaldas del lateral izquierdo canalla y Silva, quien se mandó al ataque, envió al arco para el uno a uno, con complicidad de Josué Ayala. 

Pero, el que seguía sufriendo era Cartagena. Los espacios a sus costados eran grandes y las transiciones cuando se perdía la pelota eran una complicación al quedar casi mano a mano con los jugadores de azul y amarillo. Aparte, estaba condicionado por una amarilla recibida por una infracción a Gamba, a los 16 minutos del segundo tiempo. 

Las asociaciones (y el empuje) entre Badaloni y el "Morro" quisieron asomar en el arco rival, pero no generaron demasiados inconvenientes. El que golpeó, fue Rosario Central. Y de qué otra manera que de contraataque. Jalil Elías perdió la pelota en la mitad de la cancha, la defensa estaba mal parada (como en casi todas las transiciones defensivas) y el balón llegó a Gamba, quien se cansó de aprovechar esos espacios, para mandar la pelota al fondo de la red con un golazo al ángulo izquierdo de Ibáñez. 

Faltaban cinco minutos, pero la historia parecía resulta. La suerte cayó del lado del local, en lo que fue en el primer partido para ambos directores técnicos. Por el lado de Central, se vio un equipo ordenado y con las ideas claras, que aprovecha los errores del rival. Godoy Cruz tiene mucho para mejorar, pero los fundamentos que propone el entrenador son el camino: presionar alto, tras pérdida, y sacarle el jugo a los ataques directos, aunque hoy no haya salido. 

La próxima cita para Central será contra River, el sábado a las 21:15, en el mismo escenario de esta noche. Por su parte, el Tomba visitará a Banfield, en el Florencio Solá, el propio sábado, a las 16:00. 

Síntesis del partido

Rosario Central (2): Josué Ayala; Fernando Torrent, Diego Novaretti, Jonathan Bottinelli, Lautaro Blanco; Joel López Pissano, Emmanuel Ojeda, Rodrigo Villagra, Emiliano Vecchio; Luciano Ferreyra, Lucas Gamba. DT: Cristián González

Godoy Cruz (1): Nelson Ibáñez; Gabriel Carrasco, Marcelo Herrera, Gianluca Ferrari, Leonel González, Damián Pérez; Jalil Elías, Wilder Cartagena, Renzo Tesuri; Martín Ojeda, Victorio Ramis. DT: Diego Martínez. 

Goles: en el primer tiempo; 4', Emmanuel Ojeda (RC). En el segundo tiempo; 21', Hugo Silva (GC). 39', Lucas Gamba (RC)

Cambios: en el segundo tiempo; al empezar, Hugo Silva por Carrasco y Ezequiel Bullaude por Ferrari (GC). 11', Santiago García por Ramis (GC). 29', Martínez Dupuy por López Pissano. 34', Renzo Tesuri por Ojeda (GC). 40', Joaquín Laso por Ferreyra (RC). 43', Matías González por Cartagena (GC). 46', Fabián Rinaudo por Gamba (RC).

Tarjetas Amarillas: en el primer tiempo; 18', Marcelo Herrera (GC). 30', Gianluca Ferrari (GC). 37', Jonathan Bottinelli (RC). En el segundo tiempo; 16', Wilder Cartagena.

Estadio: Gigante de Arroyito, Rosario. 

Árbitro: Hernán Mastrángelo. 

VAVEL Logo