Cuatro exámenes, diferentes pruebas y números telefónicos.
ILUSIONADOS. Los hombres argentinos de a poco, están mostrando una idea de juego definida. Foto: Getty images

Luego de la última doble fecha de las Eliminatorias con destino final Qatar 2022, la Selección Argentina quedó en la segunda ubicación y mostró una buena imagen pensando en el próximo año con las dobles jornadas de marzo donde se medirá contra Uruguay y Brasil, antes del comienzo de la Copa América. En la semana previa al debut de la “Albiceleste” por las Eliminatorias, uno de los temas del debate era saber quién iba a ser el arquero contra Ecuador, tres nombres para un solo puesto: Emiliano Martínez, Esteban Andrada o Franco Armani, el portero de River les ganó las pulseadas a sus competidores.

El rendimiento, estuvo en pronóstico reservado, donde no se mostró una buena imagen por medio de un penal de Lionel Messi venció por la mínima al conjunto de Gustavo Alfaro. En la presentación, el entrenador Nacional, formó con un 4-3-2-1 y con Lautaro Martínez como único referente en el área, en la mitad de cancha se estaban Rodrigo De Paul por derecha, Leandro Paredes de cinco y Marcos Acuña por la izquierda, la desventaja eran las contras de los comandados por Alfaro y los mediocampistas, le costaba retroceder o dejaban solo a Paredes.

Con los ingresos de Eduardo Salvio, Lucas Alario y Nicolás Domínguez, no sufrió demasiada modificación el parado inicial. Después, llegó el turno del viaje a la altura de La Paz y le ganó tras quince años a Bolivia en condición de visitante.

En el segundo encuentro de las Eliminatorias, el DT “rosarino”, metió mano en el XI adentro Exequiel Palacios por Acuña y el ex volante de River, fue la figura de la tarde en el Hernando Siles. Con esta variante, el número telefónico, también cambio y buscó el arco de enfrente con el 4-3-3 que utilizó en la Copa América de Brasil en 2019, en el terreno de juego se adelantó Lucas Ocampos y ubicó su posición habitual de extremo por izquierda, el hombre del Sevilla se fue reemplazado por Joaquín Correa, uno de los goleadores de la tarde.

Socio de Messi. Durante los años anteriores, los diferentes comandantes que tuvo la Selección Argentina, estaban buscando el socio ideal para el astro rosarino, en su momento Alejandro Sabella lo encontró con Fernando Gago, después Jorge Sampaoli acudió a Éver Banega o Enzo Pérez, ahora Scaloni confió en Palacios.

El mediocampista del Bayer Leverkusen, cumplió las expectativas y volvió a mostrar un rendimiento elevado, los hinchas del “Millonario” recordaban al juvenil que brilló en Núñez. En la zona de gestación, siempre se mostró como opción de primer pase a la hora de salir jugando y a la hora del retroceso, estuvo firme en la marca ubicándose de doble cinco acompañando a Paredes.

Y así se fue octubre. Ahora fue el turno de noviembre, en el empate con gusto a poco ante Paraguay en La Bombonera, en la previa al compromiso Scaloni sorprendió por el ingreso de Nicolás González en lugar del lesionado Nicolás Tagliafico. El ex Argentinos, en una posición poco habitual para él, hizo toda la banda y fue uno de los destacados contra los comandados por Eduardo Berizzo, no solamente pagó con su cuota goleadora sino mostró recorrido y sacrificio de falso lateral por izquierda.

El diseño de juego, desde el minuto cero, era el conocido 4-3-3 y con el detalle de la inclusión del hombre del Stuttgart por Tagliafico por la banda. En el primer tiempo, le costó el retroceso y quedaba expuesto, en el ataque con el ingreso de Giovani Lo Celso por Palacios, quien sufrió una dura molestia, el diseño cambió del 4-3-3 al 3-4-3 con Lucas Martínez Quarta como líbero.

Lo Celso pide pista. Antes de la Copa del Mundo de Rusia 2018, Sampaoli fue criticado porque no le daba continuidad al ex Rosario Central y en el segundo compromiso de la ventaja de noviembre en la noche de Lima, volvió a ser fundamental hablando en el mismo idioma que Messi. El cuerpo técnico, tiene un dolor de cabeza porque pelea un lugar con Palacios y buscando ser el socio ideal de la “Pulga”.

En el Estadio Nacional, la Selección Argentina utilizó el tradicional 4-4-2, con la novedad de afuera del once quedó Ocampo y se adelantó unos metros González, volviendo Tagliafico en el lateral. Con el doble circo formado entre Lo Celso y Paredes, a la hora de atacar, el famoso número telefónico era un 4-3-3 que le dio resultado en este último tiempo con “Nico” González de extremo por izquierda rotando con Messi dependiendo la circunstancia del juego.

VAVEL Logo