No hay paz: otra
polémica más y van…
SIN CONSUELO. Messi y una imagen que se repite durante los fin de semana en los partidos del Barcelona. Foto: Getty images

Sin dudas, en este año inolvidable por la pandemia en el mundo, Lionel Messi está pasando por uno de los peores momentos que está viviendo desde que está en Barcelona y en cada partido del equipo dirigido por Ronald Koeman, se lo muestra molestó o fuera de sintonía con el resto de sus compañeros. Después de arribar, en horas del miércoles al llegar a la ciudad catalana post Eliminatorias, se lo notó enojado por diferentes circunstancias y lanzó una frase que generó ruido en los pasillos del Camp Nou: “Estoy un poco cansado de siempre el problema de todos”, el capitán de la Selección Argentina le respondió al ex representante de Antoine Griezmann, quien había dicho hace unos días atrás: “Messi es el régimen del terror” fueron las palabras de Eric Olhats.

Atrás ya quedó, la versión de la “Pulga” donde se lo notaba feliz en el elenco Blaugrana y este año por diferentes motivos estuvo en el ojo de la tormenta, diferentes medios de España sostienen que finalmente se marchará en el próximo 2021. En enero, Barcelona tomó una decisión sorpresiva y despidió a Ernesto Valverde, en tres años del 2017 hasta principios del 2020, se ganó la confianza de los jugadores a bases de buenos resultados y pese a la eliminación contra Roma en la Champions League 2018 y ante Liverpool en la edición 2019, tenía el apoyo de todo el plantel.

 

La caída en la Supercopa en manos del Atlético Madrid, fue la gota que rebalsó el vaso y desde la cúpula dirigencial, tomaron cartas en el asunto y terminaron echando al Valverde. Esta situación, no le gustó al plantel y el rosarino publicó un mensaje en sus redes sociales manifestándose en contra de los dirigentes con Éric Abidal a la cabeza.

El 4 de febrero, Abidal salió a declarar el motivo del alejamiento de Valverde y explicó: “Muchos jugadores no estaban satisfecho ni trabajaban mucho y también habría un tema de comunicación interna”, el ex defensor francés no dio demasiadas vueltas. El astro argentino emitió un duro comunicado: “Los responsables del área de la dirección deportiva también deben asumir sus responsabilidades y sobre todo hacerse cargo de las decisiones que toman”, le saltó con los tapones de punta a su ex compañero.

En las semanas más tarde, el 23 de febrero, en la era Josep María Bartomeu, Barcelona ingresó en un periodo insuficiente económicamente. En una temporada difícil y nuevamente el foco fue en los diferentes medios de comunicación, en su momento, Messi dijo: “La verdad que yo lo veo raro que pase una cosa así. Pero decían también que habrían pruebas habrá que esperar a ver si es verdad o no”.

El 30 de marzo, los diferentes clubes del mundo se vieron afectado por pandemia y en la mayoría de los casos redujeron los sueldos. Barcelona, no fue la excepción y le bajo sus ingresos a un 70%, otra vez, el delantero emitió un comunicado y en el mismo explicaba su intención de ayudar, los popes se mostraron inflexible en su pedido.

Por otro lado, el 29 de junio, en un encuentro entre Barcelona frente Celta de Vigo y en ese momento, el DT era Quique Setién, el diez esquivó las indicaciones por parte de Eder Sarabia-ayudante de Setién-. En las cámaras, se lo mostró fastidioso, en la conferencia de prensa después del compromiso, Setién intentó calmar los ánimos donde sentenció: “Yo tampoco era un jugador fácil”.

 

Al tiempo, el 16 de julio, se lo notó desconforme por la idea de juego de Setién en las mismas declaraciones les pidió disculpas a los hinchas y concluyó: “Lo dije en su momento si seguíamos de esta manera no nos iba a dar para la Liga ni Champions. Hay que cambiar muchas cosas y hacer autocrítica y no pensar que perdimos porque el rival fue mejor”. Tras, esa frase, en este inolvidable 2020, el 14 de agosto sufrió una dura eliminación cayendo por goleada frente al Bayer Múnich en Lisboa por un ocho a dos histórico y quedando afuera de la Champions.

El 20 de agosto, después de la eliminación se lo nombró a Koeman como reemplazante de Setién y la principal idea del entrenador holandés, era reunirse con la “Pulga”.  En el primer contacto que tuvieron entre ambos, el ex DT del Ajax le anunció que no iba a tener en cuenta a su amigo Luis Suárez y el ciclo del ex comandante de los Países Bajos arrancó con el pie izquierdo.

 

En la memoria del público futbolero, está el 25 de agosto y el día del famoso burofax, el día que saltó la bomba en todo el mundo. En las inmediaciones del Camp Nou, llegaban para ejecutar su cláusula de salida y marcharse en el pasado mercado de pases, con el futuro de Messi en duda, todos los medios hicieron foco en un reencuentro con Pep Guardiola en el Manchester City.

 

La relación entre Messi con Barcelona, estaba una etapa en pronóstico reservado y todos los caminos parecían separarse terminar de separarse definitivamente. Sin embargo, el 30 de agosto, no se presentó a las pruebas PCR para arrancar la pretemporada y todo era incógnita sobre el futuro del rosarino.

En el primer día de entrenamiento en la era Koeman, no asistió y en el mismo tiempo, Bartomeu quería retenerlo y acudió a abogados para tratar de convérselo. Después de tantas idas y vueltas, el 4 de septiembre, Messi rompió el silencio en una entrevista de Goal explicando la decisión final.

La “Pulga” finalmente se quedó en Barcelona, tratando de evitar ir a tribunales y expresó que nunca le haría un juicio al club de su vida, que se quedaría a cumplir el contrato, que vence el 30 de junio del 2021 y fin de la novela. El 27 de octubre, nuevamente en el Camp Nou, estuvieron los ojos del mundo y ese día presentó la renuncia Josep Bartomeu, el peor presidente que tuvo el elenco Culé.

En los días posteriores, el ex máximo mandatorio dijo: “La prioridad era que Messi estuviera en el nuevo proyecto y decidí no afrontar una discusión dialéctica. Se me acusó de forzar su salida para salvar las cuentas, pero no fue así, solo pusimos por delante los intereses del club y no queríamos reforzar a un rival directo. Tomamos una decisión aceptando el desgate entre las partes”, fueron las palabras de Bartomeu post dejar su cargo. El 10 de noviembre pasado, Olhats-ex agente de Griezmann-, lanzó fuertes declaraciones en contra del rosarino: “O estas con él o estás contra él. Es tanto emperador como monarcas y no recibió un buen agrado la llegada de Antoine. Su actitud ha sido deplorable y le hacía sentir mal”.

Luego de la presentación de la Selección Argentina en estas dos últimas fechas de las Eliminatorias, el pasado 18 de noviembre(ayer) una vez arribado a la ciudad catalana, Messi explotó: “Estoy cansado que siempre sea el problema de todos” se lo notó fastidioso arribado al aeropuerto de Barcelona. Quedan dos semanas para diciembre, en el próximo mes, Messi tendrá la libertad de negociar con otra institución y el City se ilusiona con contar con él y formar un Deam team con un posible reencuentro con Guardiola y formando una dupla en ataque con Sergio Agüero, se viene semanas claves y los ojos del mundo estarán posando sobre la decisión de la “Pulga”.

VAVEL Logo