Por quinta
vez un nuevo cruce buscando sacar boleto a los ocho mejores de América
TRATANDO DE REPETIR. De La Cruz(izquierda) y Suárez(derecha) encabezan los festejos en la noche del 2019 en Belo Horizonte. Foto: Getty images

En una nueva ilusión y en una parada difícil en Curitiba, River pone primera este martes contra Atlético Paranaense en el partido de ida por los octavos de final buscando volver a conquistar América de la mano de Marcelo Gallardo. La historia es conocida desde la llegada del “Muñeco” como entrenador, peleó hasta el final las diferentes copas que jugó y en esta buscará retornar a los primeros planos internacional.

En la primera que dirigió Gallardo, fue en la edición del 2015, luego de una primera ronda sufrida y clasificación por la ventana disputó los octavos en el clásico contra Boca, una revancha de lo que había sucedido en la Sudamericana 2014. En el Monumental, fue triunfo para el dueño de casa, con gol de Carlos Sánchez de penal y colocó el uno a cero final, se definía días más tarde en La Bombonera.

La vuelta que solamente se jugó 45’.  En el desquite en la cancha de Boca, se alcanzó a disputar solamente el primer tiempo, River estaba saliendo para jugar el segundo tiempo y en la manga sufrió agresiones por parte de la hinchada local. En un feroz ataque de la popular del “Xeneize”, le arrojaron gas pimienta a los jugadores dirigidos por el “Muñeco” y el partido fue suspendido, después Conmebol eliminó a Boca y clasificó a River a la próxima instancia.

Al año siguiente, en el camino a la defensa del título, en el 2016, fue en la única copa que no pasó al cuadro de los ocho y se midió frente Independiente del Valle, una de las revelaciones de ese torneo. En Quito, fue una caída del “Millonario” por dos a cero y duro revés en la altura de la capital de Ecuador, los tantos del compromiso fueron anotados por José Angulo y Junior Sornoza le dieron el triunfo al local.

La vuelta en Núñez, fue una buena actuación de River donde dominó y tuvo varias posibilidades en el arco contrario, pero se topó con la noche de Librado Azcona, quien fue la figura de la noche. Con un gol en contra de Luis Caicedo, le alcanzó para la victoria uno a cero del dueño de casa, pero quedó eliminado por el resultado global y lo que había sucedido, hace unos días atrás en la capital ecuatoriana y fin de la ilusión.

En el 2017, volvió a estar en los octavos de final y en la vereda de enfrente estaba un rival viejo conocido: Guaraní, adversario que había dejado en el camino en la Libertadores 2015 cuando clasificó a la final del certamen. En el primer choque en Asunción, fue un clave triunfo por parte de River, en aquella noche fue dos a cero con conquistas de Ignacio Scocco y Marcelo Larrondo, logró convertir afuera de casa que vale doble.

Por otro lado, la vuelta en el Monumental, fue un espectáculo cerrado y sufrido, terminó en empate uno a uno, donde River nuevamente entró al cuadro de los ocho por los goles anotados de visitante. Marcelo Palau adelantó al conjunto paraguayo y Javier Pinola empató las acciones para la clasificación a los cuartos de final.

En la memoria del hincha de River está presente la conquista de América del 2018 por ganarle la final al clásico de rival de toda la vida a Boca en el Santiago Bernabéu. En los octavos, se midió en uno de los antiguos derby del fútbol argentino, ante Racing por un lugar en los cuartos y en Avellaneda fue empate sin goles con gusto a triunfo para los comandados por “Napoleón”.

En el segundo encuentro que se disputó en un colmado Monumental, fue una contundente goleada para el dueño de casa por tres a cero, con goles de Lucas Pratto, Exequiel Palacios y Rafael Santos Borré. En un partido polémico por la pelea entre Enzo Pérez con Ricardo Centurión, el local clasificó a los cuartos de final y eliminó a la “Academia”.

Por último, el año pasado, donde River tuvo solamente a un minuto de levantar otra vez la Libertadores y perdió en manos del Flamengo en Lima. En la llave de octavos, en la ida en el Monumental, se enfrentó al Cruzeiro y terminó en empate sin alegrías por ningún lado, con gusto a poco para el local y con la principal misión de dar el golpe en Brasil a los días más tarde.

Tras, la igualdad en Núñez, el “Millonario” emprendió viaje a Belo Horizonte y también en la memoria estaba presente el encuentro de vuelta de los cuartos de la Libertadores 2015. En un compromiso cerrado, volvieron a quedarse en cero y River clasificó a la próxima instancia por penales con la figura de Franco Armani.

Henrique y David fallaron su remate para el dueño de casa, Fred y Robinho lo cambiaron por gol. Mientras que la visita acertó en los disparos, Nicolás De La Cruz, Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta y Santos Borré anotaron desde los doce pasos.

En una nueva historia en el actual año, los dirigidos por Marcelo Gallardo y compañía buscarán clasificar a la próxima ronda, donde se podrá medir contra el ganador de llave de Independiente del Valle o Nacional de Montevideo. Por segundo año consecutivo, River se enfrentará a un cuadro del Brasileirao, ahora llegó el turno de un rival que hace un año lo enfrentó por la Recopa Sudamericana frente Atlético Paranaense.

VAVEL Logo