Empate polémico entre Racing y Flamengo
Alexis Herrera, en el ojo de la tormenta.

Desde antes del arranque de los noventa minutos era grande la expectativa que se vivía en Avellaneda. Beccacece y compañía sabían que se jugaban el partido mas importante del año, mientras que los dirigidos por Rogério Ceni, por supuesto, quieren defender el titulo obtenido el año pasado en Lima ante River.

El encuentro fue realmente indescifrable en su transcurso. Cuando Flamengo parecía tener arrinconado a su rival, Racing lograba desestabilizarlo defensivamente. Esto sucedió constantemente durante todo el partido.

 

En los primeros cuarenta y cinco minutos, arrancó mejor el local, destacándose por su presión alta y con un objetivo claro: que los defensores brasileros no puedan salir desde abajo de manera limpia. En gran parte lo logró, aunque cuando el Mengão pudo pasar esta línea de presión, el retroceso académico no era para nada bueno, y con jugadores tan decisivos en la ofensiva visitante, hay poco margen de error para equivocarse. Cabe señalar que, tras reiteradas faltas, el Uruguayo Fabricio Domínguez debió ser expulsado en el local.

Pasados trece minutos, tras un muy buen desborde del ya mencionado Fabricio Domínguez, en este caso jugando como lateral en una línea de 5, este tiro un centró raso y Fértoli conectó para convertir el primer grito sagrado de la noche (tercero para él en Racing). Poco duro la alegría. Automáticamente la próxima jugada, al saltar la ya mencionada presión, Bruno Enrique, con su velocidad característica, lanzó un buscapié hacía un Gabriel Barbosa que solo tuvo que empujarla. Paridad absoluta en Avellaneda. 

 

Al inicio de la segunda mitad, lentamente el partido se fue calentando, y el árbitro fue sobrepasado por los futbolistas brasileños, que protestaban sistemáticamente ante cada foul cobrado. Pero a los cuarenta y ocho minutos del partido apareció la gran polémica de la noche: Mena le ganó lícitamente la posición a Éverton Ribeiro y tras un excelente centro, Licha convirtió de cabeza. Era el gol que ponía en ventaja a La Academia. Pero automáticamente el árbitro Venezolano Alexis Herrera, ayudado con el VAR, cobró insólitamente infracción del Chileno en su cruce con Ribeiro. Gol mal anulado que pudo haber cambiado el transcurso del encuentro. El cotejo continuó sin diferencias en el marcador.

 

Lo destacable en lo que resto del partido fue otro gol anulado a Racing, en este caso bien cobrado el offside a Lisandro al comenzar un tiro libre; y expulsión correcta para Matheus Thuler tras un planchazo al capitán académico. Ambos equipos flojos defensivamente, aunque el visitante ofensivamente posee mayor jerarquía que La Academia, y se notó dentro del campo de juego.

 

 

No hubo mas goles y La Academia deberá ir a buscar, a un Maracaná vacío, la clasificación a los octavos de final de La Copa Libertadores de América. El VAR se llevó todas las cámaras, principalmente ante una falta que no existió de Eugenio Mena. 

Panorama difícil, aunque no imposible, teniendo en cuenta las falencias defensivas ya mencionadas en el "Fla". Aunque también es cierto que el equipo de Beccacece tendrá que mejorar mucho en el retroceso y principalmente cuando el rival logra superar la presión que le proponen.

VAVEL Logo