Los pibes del Tita le dieron la victoria a Racing
El abrazo de gol de Alcaráz con Montoya. (foto: José Brusco/POOLARGRA)

La ahora llamada "Copa Diego Armando Maradona" fue un dolor de cabeza para Racing. De los 4 partidos disputados todos fueron derrota y por eso llegó a este encuentro ante Unión con la imposibilidad de acceder a la "fase campeonato". Del lado Tatengue, era vital el triunfo para asegurar su pase a la instancia ya mencionada.

Beccacece volvió a repetir la fórmula de la famosa línea de cinco defensores, donde los laterales cuando el local atacaba se sumaban a la ofensiva, mientras que Unión formó tácticamente con un clásico 4-3-3.

Fue una constante la imprecisión en los primeros cuarenta y cinco minutos, principalmente en el local. No hubo un claro dominador. Los veintidós futbolistas estaban realmente apurados en la creación la jugada, por esto, consecuentemente la pelota terminaba dividida la mayor parte del tiempo. No se tomaban los segundos necesarios para frenar la pelota y pensar cual era el siguiente movimiento, y esto a su vez era gracias la presión de los dos equipos. Esta última cualidad es ya una marca registrada en los clubes que dirige el entrenador de Racing.

Luego de que a los treinta minutos Walter Montoya tuviera en sus pies la ocasión más clara del partido (Que tapó muy bien Bonansea), tan solo nueve minutos más tarde el Chaqueño se reivindicó, tuvo revancha, y tras una gran corrida y centro posterior, el juvenil Carlos Alcaraz definió para anotar el que sería el único grito sagrado del partido. Lo festejó todo Racing. La falta de gol era algo que ya preocupaba en el club de Avellaneda.

En la segunda mitad la tónica del partido cambió radicalmente. Pasamos de un cotejo donde no había un equipo que se impusiera a su par futbolísticamente hablando, a otro donde Unión decididamente salió a buscar el empate, y Racing a esperarlo para aprovechar de contra. Quizás fue desconfianza, quizás la imperiosa necesidad de llevarse los 3 puntos, pero en definitiva La Academia marcó claramente una postura defensiva, y sufrió en varias ocasiones, en las que Matías Ibáñez demostró estar a la altura de un club grande a pesar de ser suplente. 

A pesar de su insistencia, El Tatengue no pudo convertir, y lo que restó del partido nos dejó destellos de la joven promesa de Racing Evelio Cardozo y una sensación de que los pibes del Tita Mattiusi aparecieron en un momento difícil de Racing para ganar y lograr que La Academia sume sus primeros tres puntos. Desde el análisis cuantitativo no hay mucho que festejar, pero si es mérito de celebración la actitud de los jóvenes al poner la cara, lograr la victoria con y quitarle la posibilidad a Unión de, al menos en esta fecha, acceder a la "fase campeonato".

Ahora todos los cañones en Racing apuntan al martes, el que será el partido más importante del año: frente a Flamengo por Copa Libertadores en el mítico estadio Maracaná (1-1 la ida en el cilindro). Por su parte Unión, se medirá el mismo día ante Bahía por Copa Sudamericana, y tratará de remontar la serie (perdió 1-0 en la ida).

El gol de Alcaraz

VAVEL Logo