Al borde del K.O.
Martínez Montagnoli festeja, Marinelli (solo dos vallas invitas en el año) sufre. Una postal repetida en el 2020. Foto: Mundo Ascenso.

Tigre contaba con la gran chance de afirmarse como escolta en su grupo y seguir con chances hasta el final para pelear por ese primer puesto que dará una oportunidad de jugar la final por el primer ascenso. No obstante, esa posibilidad quedó ya casi descartada con la dura derrota en Victoria ante el Dragón, con ese gol de Leandro Martínez Montagnoli en el alba del segundo tiempo. Tigre está tercero, con 7 puntos, abajo de Sarmiento (10 y con un partido menos) y del líder cómodo, Atlético Rafaela (13).

El Matador, que jugó con 10 jugadores durante casi 70 minutos por la expulsión de Néstor Moiraghi, nunca se afianzó en la cancha, mas allá de la voluntad de Pablo Magnín (que tuvo las chances más claras, sobre todo para al menos rescatar un punto), los desbordes/remates de Diego Becker y la voluntad inquebrantable de Sebastián Prediger. Pocas para rescatar de un equipo cambiante, sin rumbo, con jugadores con gran experiencia en el verde césped (Martín Galmarini, Diego Morales, Román Martínez) pero sin gravitar en el trámite del juego. Con asociaciones rápidas y más inteligencia táctica, Defensores siempre fue superior, se plantó en Victoria y pudo haber liquidado antes el partido.

El panorama para los dirigidos por Juan Carlos Blengio no es para nada alentador, a falta de dos jornadas para finalizar este tramo del campeonato: la única chance de quedar primero en el grupo sería con un cuádruple empate y que entre en juego la diferencia de gol. Entonces, la única posibilidad sería que se den sí o sí estas cuatro combinaciones: que Tigre le gane a Sarmiento y Riestra; que Atlético Rafaela pierda ambos partidos; que Sarmiento le gane a Rafaela y pierda con Defensores y Tigre; y que Defensores le gane a Sarmiento y Rafaela, y pierda con Villa Dálmine. Esto dará como resultado que los cuatro conjuntos terminen está liguilla con 13 puntos y que el ganador sea el que mejor diferencia de gol tenga. Una verdadera utopía.

Tigre en 2020: 16 PJ, con 4 triunfos, 2 empates y 10 derrotas. 17 goles a favor y 31 en contra. Apenas un 29% de eficacia.

Por lo tanto, el Matador deberá apuntar sus cañones a terminar segundo en la zona. En ese caso, podrá acceder a la semifinal de la Etapa Clasificatoria por el segundo ascenso, donde entrarán también el segundo de la Zona A (por ahora, Platense), el perdedor de la final por el primer ascenso y el ganador de la Etapa Preclasificatoria (donde competirán todos los equipos que no hayan terminado en los dos primeros lugares de las zonas Campeonato, más los cuatro que accedan de las zonas Reválida). 

Tigre se armó para ascender, con un plantel competitivo, sumando varios jugadores que se han destacado en la categoría. No obstante, la diferencia con los demás equipos no se plasma en la cancha. El elenco de zona norte es un equipo irregular, con varios puntos bajos, con formaciones diferentes en cada encuentro (por lesiones o decisiones del cuerpo técnico) y que en un mini torneo donde no es posible el margen de error, el Matador pierde puntos valiosos, encima jugando en su casa.  Solo ganándole a Sarmiento en Junín y a Deportivo Riestra se podrán sacar cuentas pensando en objetivos grandes. Caso contrario, el 2021 seguirá en la misma mala sintonía.

VAVEL Logo