El dolor de no poder torcer el rumbo

Si hay un punto de contacto que los emparentan a Sebastián Méndez, Lucas Bernardi y Omar Asad es que sus segundos ciclos en Godoy Cruz pasaron días tormentosos por la irregularidad y debieron marcharse con más pena que gloria. El ex defensor de Vélez y Banfield cuando tuvo el buzo de entrenador en el Tomba realizó una recordada campaña en el Torneo de Transición de 2016 ya que consiguió 33 puntos en la Zona A que tuvo a San Lorenzo puntero. En ese  campeonato, la formación mendocina consiguió diez triunfos, tres empates y sufrió cuatro derrotas.

Con esa inolvidable actuación en ese certamen, Méndez tuvo las puertas abiertas en el Expreso pero su segundo paso no tuvo la buena estrella que se esperaba. Por un lado en la Copa de la Liga Profesional, logró cuatro triunfos y empató tres cotejos. A su vez, a lo largo del camino perdió con Estudiantes de La Plata, Argentinos Juniors, River, Arsenal, el Ciclón y el Taladro.

Más tarde, en esta Liga Profesional, no pudo mantener un buen recorrido ya que padeció cinco caídas e igualó un partido. Solamente obtuvo tres victorias y una fue resonante ya que se impuso a River Plate por 2 a 1.  Las dos derrotas consecutivas que sufrió en estos días más el bajo promedio que acecha ya que posee 0,934 y marcha última en esa tabla fueron puntos demasiados altos para ponerle un punto final a su estadía. Como un recuerdo agridulce queda su clasificación a los octavos de final de la Copa Argentina al superar en los 16avos a Boca Unidos por 2 a 0.

En cuanto a Omar Asad, en su primera aventura en el Bodeguero realizó una recordada campaña ya que clasificó por primera vez a la Copa Libertadores. Sin embargo, en 2012 tuvo su segundo período en Godoy Cruz y no pudo reconstruirlo ya que en ese Torneo inicial sufrió trece derrotas y atrapó cinco empates. Como un duro contraste solamente se impuso en seis presentaciones y ante estos números, el ex entrenador de Vélez y San Lorenzo presentó su renuncia.

Con respecto a Lucas Bernardi, su desembarco se produjo en 2016 pero en los meses posteriores ganó ocho compromisos, igualó dos y perdió seis. En esa etapa no pudo clasificar a las Copas y en consecuencia debió dejar la institución. Unos años después, en 2019 dirigió al Expreso en 21 partidos ya que en su agenda estaban la Superliga Argentina, la Copa de la Superliga, la Copa Libertadores y la Copa Argentina.  En su ciclo vivió una dura pesadilla ya que convivieron nueve empates y ocho traspiés. Únicamente consiguió cuatro triunfos. Con estos números, la dirigencia mendocina tomó la decisión de concluir ese proceso.  

VAVEL Logo