Inolvidable

La Bombonera es un reducto muy complejo para Godoy Cruz porque Boca le ganó seis partidos. También el Tomba consiguió dos empates y dos triunfos en ese escenario. Una  de esas victorias es inolvidable porque se impuso por 4 a 1 en un encuentro correspondiente al Torneo Clausura de 2011. En esa jornada, los goles del Expreso fueron anotados por Rubén Ramírez en dos ocasiones, Adrián Torres y el uruguayo Carlos Sánchez. Por su parte el tanto del Xeneize llegó por intermedio de Walter Ervitti. En el inicio del primer tiempo, el conjunto dirigido por Julio Falcioni creó sus primeras llegadas y en una de ellas estuvo muy cerca de abrir el marcador a través de la astucia de Martín Palermo. Sin embargo, el equipo mendocino armó una gran jugada a través de Diego Villar, quien envió un centro certero que descolocó a Javier García y Ramírez, como un claro goleador, marcó de cabeza el 1 a 0.
Luego de ese avance, el Bodeguero volvió a golpear a la escuadra local pero como Ramírez, estaba en posición adelantada, la terna arbitral no convalidó el tanto. Después de esa chance, Boca se adueñó de la pelota y generó varias situaciones de gol. En esos pasajes, Pablo Mouche, Palermo, Juan Román Riquelme, Ervitti y Sebastián Battaglia se transformaron en una pesadilla para las marcas de la alineación visitante.

Igualmente, el elenco orientado por el uruguayo Jorge Da Silva, se escapó de ese asedio y en un buen contragolpe pergeñado por Miranda, Ramírez convirtió el 2 a 0. La Bombonera no salía de su sorpresa ya que Boca había hecho un buen trabajo de tres cuartos de cancha para adelante y nuevamente elaboró otra clara posibilidad. El remate dio en el palo y el arco defendido por Torrico, se mantuvo invencible en esa primera parte.

En los últimos minutos, el Xeneize mantuvo su dominio en el juego y sufrió otro contraataque de Godoy Cruz. En el complemento, los dos combinados continuaron con sus aciertos y sus debilidades a la hora de tener el balón. El Tomba no se salió de su línea, entonces en otra jugada filosa, Torres borró toda la ilusión del local por remontar el marcador al concretar el 3 a 0. El cotejo no perdió las emociones ya que en otra buena chance Ervitti se puso el traje de goleador y estableció el deseado gol para ratificar el respaldo de Falcioni, quien lo dirigió en Banfield y lo llevó a su proyecto en Boca.

En lo que restó el segundo tiempo, el equipo boquense continuó con su propuesta pero no pudo alcanzar un nuevo descuento. La algarabía por el estreno oficial del experimentado entrenador en el Xeneize fue muy accidentada y sufrió un nuevo dolor de cabeza cuando el uruguayo Sánchez, se las ingenió para fabricar otro contragolpe y anotar el 4 a 1 final. Cuando Néstor Pitana dio por terminado el partido, el Expreso festejó su gran victoria debido a la buena actuación y sobre todo por la magnitud del rival.

VAVEL Logo